La información fue dada a conocer en una conferencia de prensa a partir de investigaciones realizadas por la organización conocida como Abogados Voluntarios y apoyada por la Fundación Amigos del Río y por el Foro Nacional de Reciclaje.

Kamilo Lara del Foro Nacional de Reciclaje explicó que en la construcción de la carretera de Costa Rica a la orilla del río San Juan se oculta una verdadera danza de millones de dólares de la cual la Presidenta Laura Chinchilla está tratando desviar la atención, dado que involucra la construcción de mega terminales marítimas, una línea férrea y un oleoducto para transportar petróleo y contenedores desde el Atlántico al Pacífico.

Precisamente en la página web del diario La Nación aparece en un video la Presidenta Chinchilla informando sobre la corrupción de dos funcionarios públicos costarricenses que habrían recibido “dádivas”, en el caso de la construcción de la carretera paralela al río San Juan y pidiéndole la renuncia al ministro tico de obras públicas.

En ese video la presidenta se hace la indignada porque afirma que no permitirá que la corrupción de dos funcionarios detenga la construcción de la carretera junto al río, señalando al mismo tiempo a empleados estatales que no identifica como “traidores a la patria” y se concentra en ellos en un intento de ocultar el otro proyecto.

El proyecto está iniciándose con la construcción de un terminal para recibir líquidos en la bahía de Moin Bay, cerca de Puerto Limón, Costa Rica, de donde partirá la línea férrea y el oleoducto que terminarán en el Ostional, en el Pacífico, cerca de la frontera con Nicaragua, explicó al respecto el doctor Alberto Ubilla, de la Asociación de Abogados Voluntarios.

Exhaustiva investigación

De acuerdo a la investigación realizada por Abogados Voluntarios, el doctor Ubilla señala que Doctor Alberto Ubilla afirmó que la presidenta de Costa Rica “quiere hacer creer a su nación de que lo que ha sucedido es un acto de corrupción de solamente dos funcionarios y la prueba es que no lo es porque aquí está la prueba que no lo es”.

El doctor Ubilla destaca de acuerdo a la investigación realizada y mostrando enlaces web de instituciones del gobierno costarricense, que el gobierno de Costa Rica declaró su decidido apoyo a la construcción de una mega terminal del Atlántico empujada por el holding empresarial Amega, en la cual hay firmas de Estados Unidos y Canadá entre otros países.

En ese sentido destacó que para la etapa inicial de la construcción de la mega transportadora las empresas invirtieron unos 13.2 millones de dólares, como se manifiesta en un dosier y la segunda etapa de la construcción está estimada en 14.9 millones de dólares con el alcance de la mega obra.

La obra está programada a finalizarse en el 2014 y su costo se proyecta en  905 millones de dólares con la inversión de varias multinacionales en la construcción de una terminal de transcarga y envío de contenedores a ser ubicada en el Atlántico en la bahía  Moin Bay, en Costa Rica, la que tendrá inicialmente la capacidad de manejar carga en contenedores por unos 2 millones de TEUS.

Estos contenedores serían transportados por vía férrea del Atlántico hacia el Pacifico y del Pacífico hacia el Atlántico,  además que contaría con el oleoducto para traspasar petróleo de un océano a otro, para lo cual el gobierno costarricense llamaría a una licitación, de cuyos  términos el holding Amega ya estaría enterado.

Suficientes ventajas para empresa que participará en licitación

Señala Ubilla que Amega cuenta ya con suficientes ventajas para la licitación, lo cual es la misma corrupción de que la presidenta Chinchilla habla, porque la empresa ha sido supuestamente ya precalificada con conocimientos íntimos del proyecto;  en tanto que la mandataria y el vicepresidente Luis Liberman le dieron supuestas garantías legales al director ejecutivo de Amega, Aubri de Youg.

De acuerdo con la investigación las leyes de Costa Rica supuestamente amparan a Amega con el derecho del reembolso de los 905 millones de dólares si otros interesados ganan la licitación púbica de la construcción del proyecto o si el gobierno reúsa la continuidad y factibilidad del proceso.

Respecto de ese hecho se muestra en una fotografía al vicepresidente tico, Luis Liberman firmando un fideicomiso con Aubry de Young en Costa Rica, en la cual le daría garantías al  holding empresarial.

“Estamos de cara a un ecocidio con el río San Juan, esto es un crimen”, indicó el abogado, añadiendo que la mega línea férrea y el oleoducto, están proyectados a ser construido antes del 2014.

Norwin Torres de Fundar, manifestó que la carretera paralela al San Juan fue una mampara y nunca un tema de soberanía, para poder hacer más rápida la obra multimillonaria, sin tener que pasar por todos los trámites de ley correspondientes para que fuera a la velocidad que el gobierno requería.