El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció hoy que Rusia presenta al Consejo de Seguridad de la ONU otro anteproyecto de resolución sobre Ucrania.

“Hemos pedido a nuestro embajador en la ONU, Vitali Churkin, someter al Consejo de Seguridad un borrador de la resolución sobre la situación en Ucrania, porque nos preocupa cada vez más la falta de avance hacia el cese de la violencia y de las hostilidades, empezando con el término de la operación punitiva (en el este de Ucrania)”, declaró Lavrov a la prensa.

Lavrov precisó que, de momento, Rusia no plantea la introducción de fuerzas de paz en Ucrania.

“No estamos hablando de las fuerzas de paz. No creemos que el asunto haya llegado a ese extremo”, dijo el ministro.
Agregó que “todavía hay esperanza de que, tal y como ha declarado el presidente (ucraniano Piotr) Poroshenko, se ponga fin a la violencia y empiecen las negociaciones.

El canciller ruso señaló que el anteproyecto busca “que Ucrania empiece a cumplir la hoja de ruta elaborada por el presidente de la OSCE a partir de la Declaración de Ginebra del 17 de abril”.

“Solamente un diálogo de iguales, que tome en cuenta los intereses de todas las regiones de Ucrania, en particular, en el proceso de la reforma constitucional, podrá garantizar la estabilidad y potenciar al Estado ucraniano que atraviesa por una crisis muy profunda”, recalcó.

En el anteproyecto de resolución que se presenta al Consejo de Seguridad de la ONU, Moscú quisiera expresar “la inquietud por la continua violencia (…) que provoca sufrimientos y muerte de civiles, destrucción de barrios residenciales e infraestructuras civiles o ataques contra convoyes de ayuda humanitaria” en Ucrania.

Lavrov calificó de “especialmente preocupantes” las denuncias de que militares ucranianos usan bombas incendiarias y otras armas prohibidas de efectos indiscriminados”.

“Es necesario comprobar urgentemente esa información. Pediremos a la misión de la OSCE, que tiene observadores (en Ucrania), aclarar los hechos”, dijo.

El Gobierno de Ucrania continúa desde mediados de abril una operación militar contra las milicias independentistas en las provincias de Donetsk y Lugansk. Rusia insta a cesar de inmediato esta operación “punitiva” que, según el Ministerio ucraniano de Sanidad, ha provocado ya 270 víctimas mortales y 700 heridos.