El Cristo Redentor de Rio de Janeiro, uno de los iconos más simbólicos de Brasil, se iluminó la pasada noche con los colores de las 32 selecciones participantes en el Mundial de Fútbol, en un acto que también incluyó una misa y en el que sonaron fragmentos de todos los himnos nacionales.

La gigantesca estatua necesitó 300 lámparas de led para iluminarse con los colores de los países participantes, y al acabar permaneció toda la madrugada con los colores verde y amarillo de la Selección Brasileña. El Cristo se iluminará de 'verdeamarelo' la víspera de cada partido de Brasil, según informa la cadena Globo.

Tras la misa de bienvenida del Mundial oficiada en lo alto del Corcovado, el sacerdote Omar Raposo, concluyó, con una réplica de la Copa en la mano, que el Cristo acoge a todos de brazos abiertos con la expectativa de tener unos partidos de paz y "una oportunidad para renovar la esperanza del pueblo brasileño".