Una buena cantidad de personas que acudían a sus consultas médicas en el Centro de Salud Francisco Buitrago, aprovecharon que un camión de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (ENABAS) ofertaba a 15 córdobas la libra de frijoles y realizaron sus compras de este importante alimento.

“Maté dos pájaros con el mismo tiro”, expresó doña Carola Gutiérrez al parafrasear el popular refrán y destacar que estaba saliendo de su cita médica, cuando escuchó que a pocos metros del centro de salud ubicado en el barrio San Luis del Distrito IV de Managua, se estaba ofertando el delicioso grano, que ya ha beneficiado a más de 200 mil familias nicaragüenses.

“Compré diez libras para poder paliar las necesidades, pues en los mercados está muy caro y este precio solidario que nos pone nuestro gobierno es algo maravilloso y el Presidente Daniel Ortega está con toda la disponibilidad y el amor que tiene para nuestro pueblo”, expresó doña Aura Lila Rivera, quien dio las gracias al Comandante Daniel y a la compañera Rosario Murillo, por orientar este tipo de programas a precios favorables.

En efecto, una camión de ENABAS se apostó a escasos 50 metros del Centro de Salud, mismo que se ubica en una calle que normalmente es transitada por decenas de [email protected], de tal manera que [email protected] no perdieron la oportunidad y se acercaron a comprar dos, cuatro, cinco, seis, siete, ocho o diez libras de frijoles, pues adquirirlos en estos puestos móviles es mucho más barato que en los diferentes mercados.

Don Jorge Gutiérrez, que también asistió a consulta médica y al salir aprovechó para comprar los frijolitos, solicitó al Gobierno Sandinista dejar de manera permanente este programa solidario, para que la población tenga otra defensa ante las actitudes especuladoras de ciertos comerciantes.

“No es lo mismo pagar 22 córdobas que pagar 7 pesos menos por una libra de frijoles, aplaudió”, opinó Jorge.

“Compré 15 libras y se las llevo a toda mi familia para que comamos rico, porque estos frijoles son bien suavecitos”, expresó otra señora que se identificó como Fátima Sandoval.

En esta oportunidad hubo tres tipos de clientes, las familias que residen en el barrio San Luis se acercaron y compraron, también lo hicieron los trabajadores del centro de salud y de otras instituciones privadas (talleres de mecánica, profesores de colegios (Rubén Darío y Maestro Gabriel), efectivos policiales (se ubica unidad de Policía Ajax Delgado y Distrito IV de Policía) y los pacientes que llegaron a sus consultas médicas.