La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, destacó la efectividad con que está funcionando el modelo de protagonismo de la Persona, la Familia y la Comunidad.

En comunicación con el pueblo a través de los medios, la Compañera señaló que el día domingo por la tarde en el Consejo de Comunicación de la Presidencia de la República se recibió una llamada de un poblador de la comunidad la Salvia, ubicada en el Golfo de Fonseca, municipio de El Viejo, Chinandega.

“El compañero nos llamó, con toda la confianza que tiene nuestro pueblo de llamar y plantear los problemas, extrañado y preocupado de una epidemia de gripe (y) calentura que se estaba presentando en las comunidades de esta zona”, explicó Rosario a través de los Medios del Poder de las Familias y Comunidades.

“El compañero es una persona que trabaja vendiendo sorbetes, vendiendo eskimos en las comunidades, y él notó que en las familias que visitaba con su venta de eskimo había mucha gente enferma con calentura, con tos, con gripe y llamó preocupado y nosotros fuimos”, añadió.

La compañera dijo que efectivamente ante esta llamada se hicieron las coordinaciones con el Ministerio de Salud (Minsa) y con el secretario general de Fetsalud, Gustavo Porras, para enviar una brigada médica.

La brigada fumigó y abatizó las viviendas, cloró pozos, impartió charlas y realizó más de 100 atenciones médicas.

Rosario manifestó que como resultado de estas consultas se identificó que había niños y embarazadas aquejados por influenza, de allí que se procedió a la vacunación contra esta enfermedad y contra la polio. De la misma manera se tomaron muestras para diagnosticar y descartar malaria.

La valoración de los médicos es que lo que había en la comunidad era un brote de infección respiratoria aguda, principalmente resfriado común.

“Lo bonito de este caso es que ese compañero (…) nos llamó el domingo a eso de las 7 de la noche, 8 de la noche, y el lunes durante el día llegaron los médicos, lo conocieron, conversaron en él, un humilde vendedor, trabajador, que vende eskimo, trabajador honrado que se sintió en la confianza de llamar, de reportar lo que estaba viendo y de pedir atención”, explicó Rosario.

“Así es como funciona este modelo de protagonismo de la persona, la familia y la comunidad. Todos nos sentimos parte de estos procesos, todos nos sentimos con el derecho a compartir las inquietudes, las preocupaciones y a ser atendidos”, reflexionó la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.