Ahora, con la llegada de la nueva embajadora de Estados Unidos, Phyllis Powers, acreditada oficialmente en Managua, estas personas ya hacen fila ante la embajada americana y tienen preparada su “agenda de quejas” sobre la libertad de prensa.

Ya salieron a luz declaraciones de directores de “escuelas de comunicación”, quejándose de que en Nicaragua no hay libertad de prensa y Cristiana Chamorro Barrios, la otrora poderosa presidenta del diario La Prensa, se unió a ese coro de mentiras.

Pero la realidad es que muy pocas veces se ha visto en la historia de Nicaragua tanta libertad de prensa, libertad de expresión y libertad de pensamiento.

Solo basta leer las barbaridades que el Diario La Prensa le dice al Presidente CONSTITUCIONAL de la República, Daniel Ortega y a la Primera Dama, Rosario Murillo, para demostrar la irrestricta libertad de prensa que existe en Nicaragua.

Ahora, la señora Cristiana Chamorro Barrios se queja de que no hay acceso a la información pública. Ya se le olvidó, cuando siendo presidenta del Diario La Prensa y estando en el poder Violeta Barrios de Chamorro (1990-1996), no permitía ni una solo crítica al gobierno de su madre y no permitía que los periodistas tuvieran acceso a esas informaciones públicas, porque en ese gobierno se practicaba la cultura del secretismo.

En lo personal y siendo editor del Diario La Prensa, sufrí los embates de Cristiana Chamorro Barrios por querer informar todos los desmanes que estaban ocurriendo en el gobierno de Violeta Chamorro.

En un ocasión, por una información que no era de su agrado, Cristiana se presentó furiosa en mi oficina y me dijo lo siguiente: “Mirá, en estos momentos los dueños del periódico estamos peleados, pero recordá que somos una familia y entre la familia nos arreglamos. Cuando eso ocurra, yo personalmente daré la órden para que te echen del periódico”.

Con todo el respeto que se merece como ser humano, hoy, Cristiana Chamorro Barrios clama y se queja de que en Nicaragua no hay libertad de prensa. Contradicción de contradicciones, laberinto de laberintos.

Pero las contradicciones y los laberintos en que se encuentra el Diario La Prensa y otros pocos medios, por cierto, no paran ahí.

Resulta que los editorialistas del Diario La Prensa, falsamente dicen que las pasadas elecciones generales fueron fraudulentas, pero cuando quieren atacar al ex candidato presidencial del PLC, Arnoldo Alemán, le enrostran que únicamente obtuvo el 6 por ciento de los votos.

Aquí, el laberinto de laberintos del Diario La Prensa. Por una parte no reconoce los resultados de que el Presidente CONSTITUCIONAl, Daniel Ortega, obtuvo casi el 63 por ciento de los votos, pero por otra parte, reconoce que Alemán solo obtuvo el 6 por ciento. ¿En qué quedamos entonces? ¿Fueron o no validas las elecciones? ¿Lo que es bueno para el ganso, no es bueno para la gansa?

Las contradicciones del Diario La Prensa no paran ahí. Por una parte, en un editorial, abiertamente LE ORDENA a los “partidos opositores” que se tiren a las calles a fomentar la violencia contra el orden constituido. Pero en el mismo editorial les dice que “ese es asunto de ustedes”.

Abrase visto semejante canallada. Tira la piedra y esconde la mano. O como Pilatos: mejor se lava las dos manos, esperando que corra de nuevo la sangre de hermanos. Esto no ocurrirá nunca más en Nicaragua, porque los nicaragüenses desterraron de sus mentes la guerra para siempre.

Y así, de contradicciones en contradicciones, de laberinto a laberintos, el Diario La Prensa vive desesperada porque el pueblo niaragüense no le hace caso a los llamados a la violencia.

Y el pueblo no le hace caso a los editoriales incendiario del Diario La Prensa, porque en Nicaragua no hay presos políticos por difundir sus ideas, porque en Nicaragua no hay persecución política, porque en Nicaragua hay estabilidad política, porque los inversionistas ven buen clima para invertir sus capitales, porque en Nicaragua el Gobierno del Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, dialoga con todos los sectores de la sociedad para sacar adelante al país.

Esta es la verdadera historia contemporánea que se escribe en Nicaragua. Mientras el Diario La Prensa proclama la violencia y la desestabilización, el binomio Presidencial CONSTITUCIONAL Ortega-Murillo apuesta por el combate frontal a la pobreza, creando cada día más empleo y restituyendo a los nicaragüenses sus derechos que le fueron conculcados durante siglos.

Contradicciones de contradicciones. Laberinto de laberintos. Ese es el dilema en que se encuentran el Diario La Prensa, que vive desesperada y en sus peores momentos ante el rechazo generalizado del pueblo.

Mientras tanto, el Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, conducen la nave que lleva a puerto seguro el porvenir de los nicaragüenses.