Las casillas estarán abiertas hasta las 8 horas locales y los primeros resultados basados en un recuento parcial serán publicados minutos después, tal como ocurrió en la primera vuelta, realizada el pasado 22 de abril.

La jornada electoral inició desde el sábado en varios territorios y también para los franceses que residen en América.

El último sondeo de la empresa Ipsos dio una ligera ventaja al socialista Hollande con 52.5% de intenciones de voto, mientras el presidente Sarkozy obtendría 47.5%.

Unos 45 millones de franceses podrán elegir el domingo al presidente de la República de los próximos cinco años entre los finalistas de la primera vuelta: el mandatario saliente y candidato conservador, Nicolás Sarkozy, y el socialista François Hollande.

El embajador de Francia en Nicaragua, Antoine Joly, dijo que unos 200 ciudadanos franceses acudieron a ejercer su voto para elegir a su nuevo mandatario, cuyo reto principal es mejorar las condiciones económicas de su nación y de Europa.

Joly indicó que independiente quien gane estas elecciones, Francia mantendrá sus niveles de cooperación con Nicaragua y otros países latinoamericanos.

“La política francesa no cambiara mucho sobre el tema de la cooperación de Nicaragua y América Latina”, dijo Joly.

Claire Damar fue una de las ciudadanas francesas que acudió a depositar su voto para elegir sus nuevas autoridades, comentando que la principal prioridad es aumentar los niveles de empleo y las condiciones económicas de la población.

“El tema más importante para Francia es el aumento del empleo y apoyar el mejoramiento de la economía”, dijo Claire.