Los habitantes de la comunidad La Enramada, en la comarca de Esquipulas, Distrito V de Managua, manifestaron sentirse contentos por el proyecto de Agua y saneamiento que Enacal  está desarrollando en su comunidad con la perforación de un pozo y la construcción de una línea de conducción que le está proveyendo agua potable a toda la comunidad las 24 horas del día.

El compañero Humberto Cornejo, vicegerente de Operaciones de Enacal, explicó que la comunidad tenía más de 24 años de no contar con el servicio de agua potable y que con el Gobierno del Presidente Daniel Ortega se les brindando el acceso al vital liquido.

“Estamos restituyendo los derechos al agua en el mes de las madres. Solo el día de hoy vamos inaugurar tres proyectos, en el mes de mayo tenemos ocho proyectos a inaugurar, beneficiando a más de 10 mil personas, pero continuamos trabajando procurando crear tranquilidad y paz entre la población llevando el vital líquido, agua potable, agua segura y alcantarillado sanitario”, expresó Cornejo.

María Luisa Sovalbarro Salgado, habitante de la comunidad La Enramada, aseguró que hoy ella y sus vecinos gozan de la tranquilidad de tener agua potable las 24 horas del día en sus viviendas

“Gracias al Señor, Enacal y el Presidente Daniel (Ortega) que ahora si nos mandó a hacer este proyecto para tener agua todos los días, porque antes teníamos que comprar de uno a dos barriles de agua por semana, cada uno nos costaba 40 córdobas y debíamos estar racionalizando aún más el agua, ahora no tenemos que preocuparnos, podemos lavar y bañarnos con tranquilidad, porque tenemos agua todo el día”, dijo Sovalbarro.

Verónica Soza, declaró que hoy se siente satisfecha porque no debe salir de la casa para poder lavar su ropa y mucho menos para conseguir un poco de agua para cocinar, lavar o tomar.

“Ahora podemos lavar, cocinar, lavar trastes, regar los palos porque teníamos sequía tremenda, teníamos problemas con el agua desde que yo llegué aquí, yo llevo cuatro años viviendo aquí y antes teníamos que bombear o teníamos que andar pidiendo el agua donde los vecinos o teníamos que ir a lavar a otro lado. Ahora es mucho más fácil, solo abrimos la llave y siempre hay agua, la verdad es que estamos contentos”, comentó Soza.