Gerard Piqué, central internacional del Barcelona, aseguró que defender el título de campeón en el Mundial de fútbol 2014 no convierte en "claro favorito" a España, y señaló a Brasil, Argentina y Alemania como principales selecciones al título.

"Haber sido campeones no cambia nada, llevamos la estrella y en 2010 se vivió algo inolvidable, pero de cara al Mundial las sensaciones son igual de buenas, tenemos un muy buen equipo que aspira a todo, pero quizás el resto de selecciones nos tienen más respeto por venir con el cartel de campeón del mundo que en 2010 cuando aún no habíamos ganado el Mundial", dijo en rueda de prensa.