Tenemos que profundizar la integración con nuestros hermanos centroamericanos, aseguró hoy el presidente de Ecuador, Rafael Correa, tras celebrar el triunfo de gobiernos progresistas en esa región.

Durante un encuentro con la prensa extranjera en esta capital, Correa mencionó en particular a El Salvador, donde el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ganó un segundo gobierno consecutivo de la mano de Salvador Sánchez Cerén, y a la Nicaragua del Frente Sandinista.

Es una gran noticia que estén surgiendo gobiernos progresistas que buscan la justicia social, aseveró el jefe de Estado ecuatoriano, quien el domingo pasado asistió a la toma de posesión de Sánchez Cerén, a quien prometió, dijo, todo el respaldo que se le pueda dar.

Aclaró, no obstante, que eso no significa que haya un cambio generalizado en la correlación de fuerzas en Centroamérica, una región, recordó, que ha sido históricamente dominada por la derecha más brutal.

Si aquí nos quejamos de nuestros medios de comunicación, de nuestra derecha troglodita, vayan a ver a la derecha salvadoreña que asesina sacerdotes, monjas jesuitas, comentó Correa, en alusión a crímenes cometidos en ese país en la década de los 80 del siglo pasado.

En opinión del mandatario, a Suramérica le ha faltado promover la integración con Centroamérica, por lo que se mostró dispuesto a saldar esa deuda desde la Unión de Naciones Suramericanas, y como país individual.

Por lo pronto, reveló que Ecuador había colaborado con el FMLN salvadoreño en la elaboración del plan de gobierno de Sánchez Cerén.