El presidente de Rusia, Vladimir Putin, expresó hoy su aspiración de que el mundo pueda evitar una nueva etapa de guerra fría y negó cualquier intención de anexar territorio ucraniano.

Durante una entrevista concedida a los medios franceses Europa 1 y TF1 en la víspera de su visita a este país, el jefe de Estado aseguró estar dispuesto siempre al diálogo.

El mandatario hizo alusión a su participación en las conmemoraciones por el aniversario 70 del desembarco aliado en las costas de Normandía, donde también estará presente su homólogo estadounidense, Barack Obama.

Putin arribará a París mañana jueves y por la noche cenará con su anfitrión, el presidente François Hollande.

Preguntado sobre su papel en el conflicto interno de Ucrania, respondió que "ninguna fuerza militar, ningún instructor ruso" están presentes en ese país en estos momentos.

También rechazó categóricamente cualquier intención de anexar una parte de ese territorio vecino y llamó a las autoridades de Kiev a organizar un diálogo con su propia población para buscar una salida que no pase por la fuerza militar.

El mandatario ruso estimó que la crisis internacional desatada por la situación en Ucrania dañó las relaciones de Estados Unidos con su país.

Para nadie es un secreto que la política más agresiva, la más severa, es la estadounidense, agregó Putin, y recordó la gran cantidad de bases militares de Washington diseminadas en muchos lugares del mundo.