Diez kilómetros de carretera adoquinada entre Granada y Malacatoya, pusieron fin a 80 años de desesperanza que las familias de esa zona vivieron debido a la intransitabilidad del camino.

Imágenes constantes de pegaderos, lodazales y aislamiento en época de invierno no volverán a ser vividas por unos 125 mil pobladores de Malacatoya y comunidades aledañas como Cauloa, Panaloya, El Guayabo, el Halito, Los Laureles, Osaguay, los Cocos y la Virgen.

Los 10 kilómetros de adoquinado incluyen andenes peatonales, señalización, obras de drenaje y de impacto ambiental. El costo de la obra es de 101 millones 827 mil córdobas, financiados por el Banco Mundial.

Los protagonistas de la nueva carretera expresaron su satisfacción con el proyecto vial y también manifestaron la necesidad de continuar con más obras de progreso para sus comunidades, entre las que destaca la construcción de un puente en el Río Malacatoya.

La obra se desarrolló con el apoyo de los pobladores de la comunidad y según las autoridades, el Banco Mundial ha expresado su satisfacción tanto en el manejo de los recursos como en la calidad de la obra construida.

Pobladores del lugar reconocieron el impacto que la carretera tendrá en cuanto a la circulación del transporte público, el traslado de la producción y el desplazamiento de las personas.

Reyna Guadamuz, habitante del lugar, comentó que durante décadas el camino era intransitable sobre todo en la temporada de invierno.

“La carretera era bastante mala, así es horrible vivir, con los anteriores gobiernos que estuvieron esto era una cochinada, pero con nuestro Gobierno Sandinista gracias a Dios nos ha respondido… la producción ahora sale con tranquilidad, antes no se podía por el asunto de la carretera y todos los años era la misma lucha”, comentó.

“Yo aquí nací y hasta ahora veo la carretera hecha gracias a Dios y al Gobierno Sandinista”, dijo Guadalupe López, quien también tiene décadas de vivir en el sector de Malacatoya.

Humberto Rueda, de 76 años, comentó que nació y toda su vida ha transcurrido en Malacatoya. “Este camino ha sido malo todo el tiempo, en invierno aquí han sido atolladeros, vehículos que se quebraban, se arrastraban con tractores, en invierno estábamos incomunicados, eso es costoso”, recordó.

“Ahora la producción sale bien favorable, los vehículos no se quiebran y es una facilidad para la gente que se traslada, hay un gran avance. Nosotros estamos confiando en el Gobierno y en las alcaldías sandinistas, en que se va a continuar este proyecto más adentro de la comunidad”, explicó Humberto.

Algunas madres de familia también explicaron que la nueva carretera representa más tranquilidad y seguridad para sus niños que a diario caminan a las escuelas cercanas para estudiar.

“Mis dos niños estudian aquí en el colegio, ellos caminan aproximadamente 3 kilómetros y en invierno es cuando más dificultades teníamos porque no se podía transitar, ahora las cosas son diferentes, la carretera tiene su anden peatonal por donde los niños se tienen que ir a la escuela, ahora el camino no es excusa para que no asistan a sus clases”, indicó Esperanza Bermúdez.

También los niños se sintieron emocionados por la nueva carretera. “Todo el tiempo vivimos en un camino de polvo, peligroso y feo, pero ahora tenemos una nueva carretera y la tenemos que cuidar, nosotros tenemos que aprender sobre las señales de tránsito y eso es un nuevo reto para nosotros”, comentó Eliecer Pérez, un estudiante del 6to grado de primaria.

Por su parte, el titular del Ministerio de Transporte e Infraestructura, Pablo Martínez, expresó que ahora miles de niños, mujeres, campesinos y productores podrán circular a través de Malacatoya de forma digna y segura.

Martínez comentó que aparte de los 10 kilómetros recién inaugurados, la comunidad solicitó la construcción de un kilómetro y medio más de carretera para llegar al puesto de salud y a la estación de policía, y destacó que ya están en el proceso de licitación para complementarlos.

El Ministro también refirió que los programas de trabajo en el Ministerio se van cumpliendo en tiempo y forma. “Ahorita la ejecución anda por el 50% y esperamos cumplir, todos los años hemos cerrado muy bien y prueba de ellos es que los organismos financieros no han vacilado en otorgarnos fondos, estamos esperando dos nuevos convenios para cerrar este año con un financiamiento de 250 millones de dólares”, explicó.

“El Plan de nuestro gobierno, dirigido por el Comandante Daniel Ortega, es procurar que todos los municipios de Nicaragua tengan sus carreteras, hay unas que están más retiradas, la construcción es más cara como las que van para el Caribe, pero vamos caminando con disciplina”, agregó.

También indicó que de cara al invierno, los caminos están en mejores condiciones, detallando que en este gobierno se ha avanzando en más de mil 600 kilómetros entre rehabilitación y construcción de nuevos caminos y se tiene previsto, en cartera, hacer unos 400 kilómetros más.