El compañero Denis Moncada, representante permanente de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), presentó un informe ante la Asamblea General de este organismo, sobre los significativos avances que ha tenido el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, en materia de lucha contra la pobreza.

A continuación, la intervención íntegra del compañero Moncada:

INTERVENCION DE LA REPRESENTACION DE NICARAGUA
SOBRE EL TEMA CENTRAL
“DESARROLLO CON INCLUSION SOCIAL”,
DEL 44 PERIODO ORDINARIO DE SESIONES
DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA

Asunción, Paraguay
3-5 de junio del 2014.


Señor Presidente
Señoras y Señores Ministros de Relaciones Exteriores y Jefes de Delegación
Señor Secretario General
Señor Secretario General Adjunto
Señoras y Señores Representantes Permanentes, Alternos y Observadores
Señoras y Señores Representantes de los Medios de Comunicación
Señoras y Señores

Señor Presidente, no se puede abordar el tema de desarrollo con inclusión social sin referirnos a los esfuerzos de restitución de derechos que realizan los gobiernos, afrontando al mismo tiempo planes y acciones desestabilizadoras que es imposible ignorar en esta Asamblea General de la OEA.

Resulta contradictorio que los gobiernos en este Hemisferio que más ponen en práctica y desarrollan políticas públicas encaminadas a lograr mayores niveles de desarrollo con inclusión social son los que sufren mayores embates y acciones injerencistas y desestabilizadoras.

Para promover e impulsar políticas de desarrollo con inclusión social se requiere de un ambiente de paz, de estabilidad, de no injerencia en los asuntos internos de los Estados y de respeto a los gobiernos constitucionales electos democráticamente.

Nuestro hemisferio que lo conforman los Estados y gobiernos aquí representados se ha proclamado como zona de paz y seguridad, y todos tenemos derecho a impulsar en nuestros respectivos países el desarrollo integral con inclusión social, sin ningún tipo de obstrucción, ni acciones intervencionistas extranjeras, ni prácticas ilegales de interceptación de comunicaciones y datos, ni medidas unilaterales imponiendo sanciones y desestabilizando a los Gobiernos en este Hemisferio y en otras regiones.

También la hermana República Bolivariana de Venezuela tiene derecho a desarrollar su proyecto político, económico y social conducido por el gobierno electo democráticamente por la mayoría de los ciudadanos venezolanos.

El gobierno de Nicaragua rechaza y condena todo tipo de maniobra y conspiraciones desestabilizadoras de gobiernos extranjeros y grupos de poder que se empecinan obcecadamente en provocar un golpe de estado paulatino en contra del legítimo gobierno democrático del Presidente Nicolás Maduro.

Desde sus inicios, el gobierno del Presidente Hugo Chávez creo mecanismos de inclusión social para el pueblo venezolano y para los pueblos de América Latina y el Caribe como es Petrocaribe, mecanismos que han sido mantenidos por el gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Rechazamos y condenamos las acciones desestabilizadoras, los intentos de golpes de Estado y los planes de magnicidio que desarrollaron contra el Presidente Chávez durante su gobierno y que continúan desarrollando ahora contra el Presidente Nicolás Maduro, atacando y pretendiendo destruir a la Revolución Bolivariana.

El Gobierno de Nicaragua que dirige el Presidente Daniel Ortega, reitera la certeza de que esos planes conspirativos en contra de la Revolución Bolivariana no pasaran, reafirmando nuestra permanente solidaridad con el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro electo democráticamente.

El tema central de este 44 período ordinario de sesiones de la Asamblea General, propuesto por Paraguay, sobre “Desarrollo con inclusión social” y el proyecto de Declaración presentado se relacionan con áreas prioritarias para el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua como la educación, la salud, la seguridad alimentaria, la equidad de género, la protección a grupos vulnerables, la seguridad ciudadana, entre otros. A partir del 2007, el Gobierno del Presidente Daniel Ortega ha venido desarrollando una política social de restitución de derechos, recuperación de valores y fortalecimiento de capacidades en favor de las familias, generando resultados positivos en la reducción de la pobreza y la desigualdad.

El gobierno de Nicaragua ha llevado a cabo un reenfoque del papel del Estado, y una participación efectiva de la población concebida dentro del modelo de desarrollo del Poder Ciudadano, así como nuevas formas de cooperación y solidaridad internacional, orientadas a las prioridades nacionales y al bienestar social.

Las estrategias y políticas del gobierno para continuar haciendo realidad los derechos económicos, sociales, políticos y culturales del pueblo nicaragüense se expresan en la restitución de los derechos a la salud y la educación gratuita y universal, en la vivienda digna, empleo, alimentación, seguridad ciudadana, una vida libre de violencia y contaminación, así como en preservar la cultura y participar en los asuntos de la administración pública, entre otros derechos que se continúan promoviendo y restituyendo para la sociedad nicaragüense.

El proceso de educación se despliega desde un enfoque de derecho humano fundamental y el principio de universalización, lográndose que más personas de las áreas rurales y las comunidades indígenas y afro descendientes ingresen a los centros educativos.

La salud, al igual que la educación es un derecho humano y un factor de desarrollo. La política de salud ha estado centrada en restituir el derecho de los nicaragüenses a un medio sano mediante la salud preventiva, y a recibir servicios integrales que actualmente son gratuitos.

La soberanía y seguridad alimentaria representa otro desafío para el desarrollo de Nicaragua y es un tema importante en la lucha contra las desigualdades y la pobreza, constituyéndose en prioridad para nuestro Gobierno garantizar que las familias nicaragüenses tengan acceso a los alimentos.

El Poder Legislativo nicaragüense aprobó en 2009 la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, la que favorece la autosuficiencia nacional y la transformación productiva del país.

La Política de Género que se fundamenta en la igualdad y equidad entre hombres y mujeres, además de ser un derecho humano, es una necesidad para la profundización de la democracia representativa y participativa para la construcción de una sociedad justa, desarrollada y con valores inclusivos y solidarios.

El Gobierno de Nicaragua valora y promueve la participación de las mujeres como sujetos de cambios y generadoras de desarrollo, con su participación real y efectiva como actoras directas en la transformación socioeconómica y cultural del país.
Continuamos priorizando la seguridad de las personas, las familias y las comunidades en el campo y la ciudad, por ello las políticas y programas implementados, así́ como la visión y perspectiva de la seguridad ciudadana han logrado que Nicaragua alcance y reafirme un alto nivel de seguridad en Centroamérica; aplicando la estrategia de seguridad preventiva y proactiva a través del Modelo de Seguridad Comunitario.

En los últimos siete años, nuestro Gobierno ha logrado reducir los índices de pobreza extrema de 14% a 8 por ciento. La desigualdad social, medida a través del índice de Gini, se redujo pasando de 0.41% en el 2005 a 0.37% actualmente. En el Informe anual del Presidente Daniel Ortega sobre la gestión gubernamental de 2013 se afirma que Nicaragua ya ha alcanzado el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la alimentación y la meta del primer objetivo de Desarrollo del Milenio al disminuir 35 puntos porcentuales las personas subnutridas. Estos avances han sido reconocidos por la FAO que ubica a Nicaragua como uno de los países del mundo en franco avance en la lucha por la erradicación de la pobreza y la pobreza extrema.

Los programas sociales y productivos contra la pobreza en el año 2013 han sido financiados con el 55% del presupuesto general de gastos de la República en una economía democrática y estable que logró un crecimiento ascendente de 4.6%.

Coherente con estas políticas, se ha logrado materializar y continuar avanzando en el país con la alianza, consenso y diálogo entre empresa privada, trabajadores, pequeños y medianos productores y gobierno, proceso que permite valorar el importante papel que juega este modelo de alianzas en el desarrollo socio económico y en la lucha contra la pobreza.

Nicaragua no puede omitir en este Foro expresar su rechazo al bloqueo que por medio siglo ha impuesto el gobierno de Estados Unidos a la hermana Republica de Cuba; exigimos el levantamiento del embargo, y reiteramos nuestra fraterna y permanente solidaridad con el pueblo y gobierno cubano, con Fidel y con Raúl. Reafirmamos nuestra posición de que Cuba debe ser invitada de manera incondicional y en un plano de igualdad soberana entre Estados a participar en la Cumbre de las Américas.

Señor Presidente, la Delegación de Nicaragua agradece por su intermedio al Gobierno y Pueblo del Paraguay por la cordial hospitalidad que nos han brindado durante este evento.

Gracias Señor Presidente.