Las fuerzas regulares ucranianas emplean municiones de grueso calibre, prohibidos por las convenciones internacionales, en masivos bombardeos a sectores residenciales en el sureste del país, denunció hoy uno de los líderes populares en la región de Donetsk.

El nombrado primer ministro de la recién proclamada República Popular de Donetsk Alexander Borodai declaró en rueda de prensa que el Ejército utiliza en las operación de castigo proyectiles explosivos que están proscritos por las convenciones internacionales, sobre todo en relación con los civiles.

Las fuerzas armadas ucranianas emplean mercenarios en los combates y recurren a métodos sucios, subrayó uno de los dirigentes de la resistencia en el territorio del Donbass.

Las unidades han sido completadas en su mayoría por combatientes de la organización fascista Sector Derecho y armados ucranianos que integraron bandas a sueldo entre los opositores radicales sirios.

Aseguró que las milicias y el ejército unido del Donbass planea la recuperación en breve plazo del aeropuerto internacional de Donetsk, tomado esta semana por las unidades regulares enviadas por Kiev, tras cruentos enfrentamientos durante varios días, con saldo de casi 60 milicianos muertos y unas 200 víctimas entre la población civil.

Según Borodai, por esa terminal llegan refuerzos de militares y de combatientes de la Guardia Nacional y de Sector Derecho, que participan como estructuras represivas en la operación de castigo contra las regiones rebeldes, cuya fase activa inició Kiev a mediados de abril.

Denunció asimismo que a diario decenas de civiles mueren como blanco de los francotiradores, ubicados en el territorio del aeropuerto. Es muy difícil contabilizar la cifra exacta de muertos por la imposibilidad de acceder a las zonas aledañas, expuso.

El cuartel de las milicias populares en Lugansk confirmó combates desde anoche en la localidad de Alexandrovsk y la toma de una unidad militar.

De acuerdo con informativos, no se registraron muertos en los enfrentamientos, mientras las autodefensas capturaron a unos 20 oficiales y soldados ucranianos.

En una comparecencia ante periodistas, el líder de la República Popular de Lugansk Valeri Bolotov comentó que a diferencia de la junta de Kiev "no disparamos por la espalda, no humillamos a los prisioneros ni los enterramos en huecos desnudos y hambrientos".

Reiteramos que no somos salvajes, sádicos ni monstruos a diferencia de quienes envían a prácticamente niños a esta guerra fratricida, y obligan a soldados a disparar no solo a nuestros combatientes, sino a civiles pacíficos, subrayó Bolotov.

Entre tanto, el ejército ucraniano continúo este viernes con los bombardeos masivos sobre poblaciones de Slavyansk, en el norte de la región de Donetks, confirmaron las televisoras.

De acuerdo con las milicias y testigos entre la población, los cañoneos y ametrallamientos han sido los más potentes en todo el período de la operación militar en el oriente del país y del cerco a esta urbe.

Se reportan de manera preliminar, más de 20 muertos civiles y cerca de 30 heridos, indicó un reportaje del Primer canal de la televisión rusa.