En saludo al Día de las Madres Nicaragüense, el Gobierno Sandinista a través del Ministerio de Salud y los Gabinetes de la Familia, está realizando una jornada especial de atención médica dirigida a todas las Madres de Héroes y Mártires.

En esta jornada un médico, una enfermera y los líderes comunitarios llegan directamente a la casa de estas nobles mujeres, en reconocimiento al sacrificio que sus hijos hicieron por la libertad de Nicaragua.

En la ciudad de Managua una de estas ancianas madres fue doña Matilde Benavides, de 83 años y habitante del barrio Camilo Chamorro.

Ella recibió con mucha alegría al personal médico y sus vecinos, pues estos representan un ejemplo más del compromiso que tiene el Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, con las madres de héroes y mártires de Nicaragua.

Doña Matilde afirmó que el gobierno siempre le está brindando apoyo a través de acciones como el paquete solidario o bien con la atención médica regular.

“Es un apoyo que a uno lo vean en su casa, que lo cuiden. Ahorita por ejemplo me están invitando para ir a celebrar el Día de las Madres, vamos para Darío”, expresó esta señora.

Igualmente alegre se mostró María Ignacia Alaniz, de 81 años.

“Yo me siento contenta”, manifestó esta ancianita, asegurando que ante sus múltiples padecimientos el gobierno siempre está pendiente de su salud, además de que le entrega una pensión.

La señora Gloria Herrera, de 79 años, dijo que a ella se le hace difícil acceder a atención médica privada, de allí la importancia de esta jornada especial de atención médica.

“Está muy bueno, a veces uno no tiene dinero para ir a pagar (para que lo atiendan) e ir a comprar medicinas”, afirmó.

El doctor William Maradiaga Mejía, indicó que esta jornada responde precisamente al modelo de salud familiar y comunitaria que impulsa este gobierno, donde además de la atención en salud también se garantiza los medicamentos a los pacientes atendidos.

Señaló que los principales padecimientos de las Madres de Héroes y Mártires son la presión alta, la artritis, la diabetes, y otras enfermedades crónicas propias de su edad.