El Instituto Cultural Rubén Darío, la Asociación de Amigos del Teatro José de la Cruz Mena y la Alcaldía Municipal de León, desarrollaron durante esta semana una jornada dedicada a la celebración del aniversario del nacimiento del Divino Leproso, creador del vals centroamericano.

Según María Manuela Sacasa de Prego, directora del Instituto Cultural Rubén Darío y del Teatro, José de la Cruz Mena, creador del vals centroamericano y el Job del pentagrama, debe ser recordado, además de ser un compositor de música clásica, como una persona con una gran virtud, alguien que nunca perdió la fe en Dios a pesar de sus padecimientos y haber tenido una vida muy corta y dura.

“Él (José de la Cruz Mena) decía Dios lo hace todo, ese es un merito enorme y por eso le dicen muchos el Job del Pentagrama, por aquella similitud con el pasaje de Job en la biblia, que habiendo tenido todo lo perdió y él (Job) decía Dios sabe lo que hace, igual José de la Cruz Mena que fue perdiendo la vista, los dedos, fue alejándose de la sociedad y él respetaba muchísimo y no entraba, sin embargo cuando ganó con su vals Ruinas en el Teatro Municipal en 1904, la gente no tuvo pena, no tuvo miedo, no tuvo asco y lo subió, lo trajo de afuera de donde él estaba a aquí”, declaró Sacasa.

“(José de la Cruz) Mena poseía un estilo único y muy especial con respecto a los compositores, él puso muy en alto a nuestra Nicaragua, realzó que nuestro país posee ríos, lagos y volcanes, pero también personas con mucho talento, yo me siento orgullosa de haber nacido en Nicaragua”, expresó Belkis Fabiola Urcuyo Torrez, Musa de José de la Cruz Mena.

Gisela Lacayo Medrano, secretaria del Concejo Municipal de León, aseguró que la comuna metropolitana, en aras de promover la historia y la cultura nicaragüense, está brindando apoyo a las instituciones culturales en la realización de este tipo de eventos con la presentación artística de la Banda Municipal José de la Cruz Mena y la promoción de actividades culturales y recreativas para la ciudadanía leonesa.

Cabe destacar que para la selección de la Musa, se contó con la participación de jovencitas estudiantes de 9 centros escolares públicos del municipio de León, resultando ganadora la persona que dominara la vida y obra de José de la Cruz Mena, que tuviera desenvoltura y posesión en el escenario.