Una pareja de maestros, un matrimonio de adultos mayores y un compañero que labora en el servicio de recolección de basura, son parte de las primeras 16 familias que ya cuentan con sus viviendas totalmente construidas en el municipio de Nagarote.

Cada una de estas familias vieron caer sus hogares en cuestión de segundos, producto del terremoto del 10 de abril que sacudió la franja del pacífico nicaragüense, sin embargo tras varias semanas de esfuerzo, de construcción, de acompañamiento solidario del FSLN y de cada una de las instituciones del Gobierno Sandinista, sus nuevos hogares, sus nuevas viviendas están en pie y listas para ser habitadas.

Cada familia tiene historias diferentes, pero ahora, gracias a la solidaridad, cada una de ellas viene recobrando sus vidas cotidianas y hoy tienen un nuevo comienzo, en un hogar que cumple las principales normas de construcción.

En este municipio, por los daños que ocasionó el terremoto a las viviendas, la tarea es inmensa, sin embargo las autoridades del FSLN, junto con los Promotores Solidarios de la Juventud Sandinista y el esfuerzo de cada familia, vienen levantando y construyendo hogares.

Hasta hace un mes y medio los rostros en este municipio eran de aflicción y dolor al ver los hogares caídos, sin embargo la esperanza y la fe hacia Dios fue su mejor aliado, sobre todo cuando vieron llegar los materiales de construcción y el acompañamiento en todo momento de las autoridades del FSLN.

Familias se levantan de los escombros

Hoy en Nagarote la realidad es otra, es un pueblo que se levanta de los escombros, en cada cuadra es cotidiano ver albañiles o ayudantes, pegando bloques, ladrillos, armando columnas de hierro o haciendo mezcla de arena y cemento.

También es cotidiano ver caminar a los jóvenes de la Promotoría Solidaria de la Juventud Sandinista, visitando los hogares, ya sea para entregar paquetes de alimentos, para entregar materiales de construcción y últimamente construyendo refugios temporales para aquellas familias que están esperando construir sus viviendas definitivas.

“Ahora mi casa está terminada, aun le hace falta un poquito pero lo vamos a ir haciendo (algunas mejoras) al suave”, comentó doña Liliam Novoa que vive junto a su esposo Carlos de 72 años, quien andaba haciendo unos rumbitos para comprarse los frijolitos.

Esta señora considera que si el FSLN no estuviera en el Gobierno, las decenas de afectados por el terremoto no tendrían sus casas nuevas.

“Si no tuvieras un Gobierno Sandinista estaríamos en la calle, en los patios, porque otro presidente no lo hubiera hecho, Daniel Ortega es el único que ha logrado construir y aquí en Nagarote a todos se les está ayudando, liberales, sandinistas, a todos, la ayuda está llegando a todos”, agregó doña Liliam.

Norberto Izaba Vallejos, profesor de un colegio de primaria, ayudaba en los últimos retoques de su nuevo hogar, una vivienda que ahora tendrá tres cuartos, una cómoda sala, cocina, una estructura mucho más segura.

“El terremoto nos botó parte de la casa, después lo que quedó en pie tuvo que ser demolido porque representaba peligro, días después el gobierno nos trajo tres mil ladrillos, zinc, 50 bolsas de cemento, arena, piedrín y el resto en el trabajo donde labora mi esposa nos ayudaron con otros materiales y nos las van a entregar el miércoles totalmente nueva”, dijo Norberto, quien nunca perdió la esperanza de ver nuevamente en pie su hogar.

Rodrigo Ocón López, se levanta a las 4 de la madrugada para empezar su jornada de trabajo como recolector de basura de este municipio, uno de los más limpios del país, a este joven su humilde hogar se le vino al suelo el diez de abril pasado, pero desde la semana pasada su esposa, sus dos hijos y él tienen un nuevo hogar.

“En días pude ver realizado el sueño de tener construido mi hogar, de mi trabajo me venía a seguir apoyando en la construcción, me pusieron un albañil y yo colaboré. En ocasiones eran las diez de la noche y estamos haciendo las llenas de viga hasta completarse la casa”, cuenta Rodrigo, que agradece a Dios por guiar las manos y corazones del comandante Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo, en esta labor de reconstrucción en Nagarote.

“Poco a poco venimos superando lo del terremoto, pero la verdad es que sin la ayuda del gobierno quién sabe si hubiéramos tenido esta casa digna. Gracias a Dios y al gobierno tenemos esta casa y vamos superando poco a poco las heridas que nos dejó el terremoto”, agregó Rodrigo.

Refugios temporales para protegerse del invierno

Juan Pérez y toda su familia compuesta por su esposa, tres hijas y varios nietos, está a la espera de que inicien a construir su nueva vivienda, mientras eso ocurre los jóvenes de la Promotoría Solidaria le levantaron un refugio temporal para que se proteja de las lluvias.

“Me siento alegre porque sé que pronto tendré mi vivienda nuevamente y gracias a Dios que se va mejorando la vida con este refugio. Tengo fe en Dios y en el gobierno que nos está poniendo los materiales. Estos refugios están buenos, al menos se capean las cosas, ahora ya no me voy a seguir mojando”, dijo Pérez.

A dos cuadras al sur donde vive don Juan, reside doña Gregoria Téllez, una mujer de 75 años que sufrió el derrumbe de su hogar y ahora permanece en un refugio temporal que se le construyó en el patrio de lo que fue su casa. Cabe destacar que este refugio, es un cuarto de 4 metros de ancho por cinco de largo y alcanzan unas dos camas, una mesa, un pequeño ropero, lo necesario para protegerse del sol y la lluvia.

“Es una bendición de Dios que tenemos un gobierno, un presidente que se preocupa por los pobres y particularmente por las personas de la tercera edad. Tenemos un hogar temporal y dentro de muy poco tendremos un hogar digno, nos hace falta el piedrín y la arena, el resto del material lo tenemos”, dijo Yadira Narváez Téllez, hija de doña Gregoria.

“El Señor les dé más vida para que sigan ayudando a los pobres”, es lo que pide doña Gregoria al hablar del comandante Daniel y de la compañera Rosario Murillo “ahora estoy más tranquila y me dijeron que no me preocupara que me van a construir mi casa”.
En Nagarote 521 familias necesitan construir sus hogares totalmente, se hicieron entrega a 16, otras 72 están en proceso de construcción. También en los últimos días se construyeron 27 refugios (habitaciones provisionales) temporales, 9 se están construyendo este lunes y se requieren al menos 281 refugios.

Estos refugios temporales se le construyen a aquellas familias que están a la espera de la entrega definitiva de sus nuevas viviendas.