Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo celebró este sábado en la Universidad Católica (UNICA) una misa en homenaje a María Auxiliadora.

La UNICA tiene como patrona a esta santa advocación de la Virgen María, de allí que el Cardenal estuviera acompañado durante el oficio religioso por estudiantes, maestros y autoridades de esta Alma Mater.

“En María encontramos el modelo de la aceptación de la voluntad y del plan de Dios, en María encontramos el modelo de oración, el modelo de devoción al trabajo y el modelo para cada uno de nosotros, pero sobre todo el modelo para la Iglesia”, explicó el Cardenal durante la homilía.

“María es auxiliadora de todos los que buscan, de manera especial de los más débiles, de los más jóvenes, de los desconsolados”, acentuó Obando, quien pidió a la Virgen su bendición para el pueblo nicaragüense.

El alto prelado orientó a los fieles a seguir siempre el camino de Cristo donde reside el camino de la verdad y la vida.

La rectora de la UNICA, Michelle Rivas, aseguró que María Auxiliadora es una de las advocaciones más lindas de la Santa Madre de Cristo.

“Es auxilio nuestro, es auxilio de todos los cristianos, es la patrona de la UNICA y año con año nosotros hacemos una celebración durante toda una semana”, expresó.

Rivas indicó que en esta fecha la principal petición a María es la protección para que Nicaragua continúe desarrollándose.

29 años de vida cardenalicia

Es importante subrayar que durante la misa, entre vivas a Jesús y María, Su Eminencia Reverendísima fue felicitado por los fieles católicos por estar llegando este domingo a 29 años de vida cardenalicia.

Para el Cardenal la mayor bendición de Dios ha sido el haberle llamado al sacerdocio, pues esto le permitió entre otras cosas recorrer las montañas de norte de Nicaragua y posteriormente ejercer el ministerio desde el obispado de Managua.

“Le doy gracias al Señor por todos estos beneficios que me ha concedido a través de todos estos años”, expresó Obando, destacando el mensaje de paz que siempre llevó a los lugares donde le tocó estar.

Su Eminencia Reverendísima dijo sentirse alagado que estos 29 años de haber sido nombrado Cardenal coincidan prácticamente con la celebración a María Auxiliadora, una de las advocaciones que siempre ha venerado desde su niñez.

Un hombre por la paz

Monseñor Eddy Montenegro, un gran amigo del Cardenal Obando, felicitó calurosamente este nuevo aniversario y destacó que en Nicaragua este gran servidor de la Iglesia es llamado Cardenal de la Paz por su contribución a la reconciliación entre los nicaragüenses.

“No hay duda que el Cardenal jugó un papel y continúa jugando un papel por la paz en Nicaragua, por la reconciliación entre las familias nicaragüenses”, expresó.

Montenegro recordó que hoy ya son dos Cardenales los que tiene Nicaragua, lo cual representa una gran bendición de Dios.

“No hay duda que el Señor ha puesto sus ojos en este pedacito de terruño, pero que nosotros como dice Rubén Darío lo soñamos grande, fuerte y poderoso”, afirmó el religioso.

El Cardenal Miguel Obando y Bravo fue nombrado por el Papa Juan Pablo II Principe de la Iglesia Católica un 25 de mayo de 1985.