La Plaza la Fe fue el escenario de la Cruzada de Milagros “Deja que el viento sople” a la cual asistieron más de 60 mil creyentes evangélicos provenientes de los barrios de la capital donde con mucho júbilo y fe elevaron sus plegarias al Creador pidiendo sanidad, protección y abundantes bendiciones para nuestro país.

La actividad organizada por el Ministerio Ríos de Agua Viva y la Iglesia Redimidos de Nigeria fue un encuentro en el que los creyentes lograron alcanzar un acercamiento con Dios, en quien han sentado la base de su fe, muchos llegaron en compañía de sus familiares y los miembros de sus iglesias a escuchar la palabra de Dios a cargo del Reverendo Enoc Adeboye, proveniente de Nigeria.

“Esta noche hemos venido con la fe en Dios de que mi hermano se va a levantar de la silla de ruedas y va a salir caminando, esta es una actividad maravillosa en la que se mueve la presencia de Dios y estamos pidiendo por la paz, la armonía y para que en nuestra capital cesen los temblores y podamos vivir tranquilos” manifestó Mireya Hurtado.

“Estamos confiando en que esta noche la sanidad va a llegar para los enfermos, Dios se va a manifestar y nuestras oraciones están volcadas hacia él porque cuando un pueblo clama su misericordia se manifiesta” destacó Norman Palma.

“Tengo tres años de padecer de cáncer y he venido a recibir la sanación de Dios, sé que una vez que salga de este lugar voy a estar sana porque mi fe es tan fuerte que alcanzaré la misericordia de nuestro padre celestial” expresó entre lágrimas Gregoria Flores.

Por su parte el Reverendo Omar Duarte destacó que al igual que esta Cruzada de Sanación en los próximos días estarán realizando otras actividades en las que el pueblo creyente será testigo de la presencia de Dios.

“Esta es una actividad en la que estamos reunidos en armonía orando por Nicaragua, para que Dios sane nuestra tierra de todos estos sismos que han estado ocurriendo y para que nos de la fortaleza y la confianza que solo él nos puede dar, nuestro pastor invitado a traído un mensaje de amor y sanidad para los enfermos y necesitados” afirmó Duarte.

“El viernes 13 de junio estaremos con una vigilia evangelista hasta las cinco de la mañana en la que clamaremos para que los cielos se habrán para Nicaragua y vengan tiempos de abundancia sobre nuestras familias y nos ayude a que nuestra nación siga adelante” concluyó el líder religioso.