Un total de doscientos pupitres fueron donados este viernes por el Movimiento de Empresarios Sandinistas y la Fundación César Guerrero al Centro Público Enmanuel Mongalo y Rubio del Distrito III de Managua, con lo cual se contribuye a esa labor fundamental del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de restituir el derecho a una educación digna para los niños y niñas nicaragüenses.

Guillermo José Pérez, coordinador del Movimiento en el Distrito III de Managua, explicó que esta es la tercera entrega de pupitres que realizan en este distrito y que entre el 2013 y 2014 han entregado un total de 14,600 y se han propuesto como meta cerrar el 2014 con 20 mil en toda Managua.

“En nombre la Fundación Cesar Guerrero, contribuyendo con la escuela, contribuyendo con la entrega de 200 pupitres que lo hacemos con mucho cariño para el futuro de los jóvenes, que son los que van a hacer más solida la patria”, manifestó Vernon Guerrero, directivo de la Fundación.

Según Guerrero, la contribución de la Fundación y los Empresarios Sandinistas no se limita a proveer de pupitres al centro educativo, sino que también han colaborado en la reconstrucción del muro perimetral del mismo que se encontraba totalmente destruido.

La directora del Centro, Benita Centeno Peña, agradeció la entrega del donativo, medios que permitirán reemplazar los pupitres en mal estado que estaban utilizando los estudiantes y de esa manera mejorar sus condiciones para recibir las clases.

“Procederemos a reemplazar los pupitres en mal estado del centro haciendo hincapié en los padres de familias y los alumnos que deben cuidar del pupitre, porque no es la cantidad de pupitre que ingresa a los centros, sino el cuido que se le debe dar”, añadió Centeno.

Amanda Rodríguez dijo sentirse contenta por la entrega de esos nuevos pupitres, en los cuales ella junto a sus compañeros podrán recibir sus clases con mucha más comodidad y con las condiciones óptimas para escribir y prestar atención.

“El compromiso que tenemos ahora es cuidar los pupitres, motivar a los demás que también los cuiden, pero no solo los pupitres, porque es deber nuestro cuidar toda la escuela”, declaró Gerald de Jesús López Dávila.