El padre Neguib Eslaquit, Director del Centro de Retiro Espiritual Betania, de Dolores, Carazo, comentó que el encuentro sostenido entre el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y la compañera Rosario Murillo, con los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, traerá bendiciones para el país.

“Es una bendición para todo el pueblo nicaragüense porque cuando se reúne entre dos sectores, entre varios sectores como lo viene haciendo nuestro gobierno, es siempre un motivo para seguir adelante avanzando para el Bien Común. Esto realmente ratifica este modelo de gobierno, que es un gobierno de consenso, que es un modelo de alianza, un modelo de diálogo en cuanto cada una de las partes expusieron sus puntos en común, pero también cada una de las partes mostró su preocupaciones sobre algunos aspectos de la vida nacional”, valoró Eslaquit.

Un encuentro para promover vida

El sacerdote subrayó que en el encuentro entre el comandante Daniel, la compañera Rosario y los obispos, al que también asistió el Cardenal Miguel Obando y Bravo y el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu, en calidad de anfitrión, todos coincidieron en promover la vida y la familia.

“Pero para mí es bien importante que hay una coincidencia esencialísima, que es el respeto a la vida en Nicaragua y a la familia, y los diversos programas y proyectos sociales que se han venido desarrollando durante años en nuestro país, que ciertamente proporcionan a todo nuestro pueblo un ambiente de una gran seguridad a nuestro gobierno, pero también hay situaciones y hay aspectos en toda la vida de nuestro país, que como en todo el mundo y en todos los países se deben de mejorar y para eso es la importancia de un diálogo”, agregó.

Dijo que debe de ser de gran orgullo para los nicaragüenses, que nuestras autoridades nacionales y los altos jerarcas católicos puedan reunirse en un ambiente de cordialidad, de respeto y de mucha voluntad, lo que hace calificar el encuentro como exitoso, tal y como señaló la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

“Todo el pueblo nicaragüense ve este dialogo con un sector importante de la población, como son los obispos católicos, porque el gobierno no solamente dialoga con los obispos católicos, dialoga con todos los sectores de la población, cuando esos sectores de la población tenemos en nuestro corazón lo más importante; que es el unir nuestros esfuerzos para buscar los puntos que nos unes, buscar las soluciones a la diferencia y a las dificultades que existen aquí y en todas partes para seguir haciendo de Nicaragua una patria cada vez más prosperas”, dijo Eslaquit.

Una aspecto que destacó Eslaquit, es el llamado que hacen los obispos a los nicaragüenses a ser más propositivos y sumarse al desarrollo que vive Nicaragua.

Dijo que ese mensaje también es dado por el Papa Francisco, que hizo un llamado a los ciudadanos del mundo a abandonar la crítica destructiva y asumir una posición de colaboración, de apoyo, de acompañamiento y de crítica propositiva.

“El ser propositivo significa que nosotros demos soluciones o planteemos soluciones positivas, pero nosotros mismos seamos parte de esas soluciones en nuestro país, donde se están llevando a cabo ciertamente aspectos interesantísimos en todas las áreas, en el área de protección de la vida, en el área de protección de la familia, en el área del techo digno, de la salud y es cierto que tenemos dificultades por las limitaciones que tenemos a nivel económico, pero también tenemos una inmensa posibilidades sobre todo cuando tenemos el corazón cargado del amor de Jesucristo”, señaló.

Tenemos un estadista como presidente

Indicó que este nuevo encuentro el Presidente Daniel, Rosario y la Conferencia Episcopal “es ciertamente una gran bendición para todo el pueblo” y demuestra que todos si nos unimos haremos grandes cosas por Nicaragua, un modelo que es apoyado por todos los nicaragüenses en todas las encuestas de opinión.

También resaltó el reconocimiento que realizó Monseñor Sócrates René Sandigo al Presidente de la República, cuando a los medios de comunicación, en diversas ocasiones mencionó que el comandante Daniel, escuchó muy atentamente los planteamientos de la Iglesia Católica.

“Recordemos que el señor Presidente de la República, el Presidente Daniel Ortega Saavedra es reconocido ya mundialmente como un gran estadista y un gran estadista escucha, una gran estadista es respetuoso, un gran estadista es aquel que siempre pone atención sobre todo a unas personas que están representando a una gran proporción de todo nuestro pueblo nicaragüense cuando llevan sus inquietudes, cuando llevan sus preocupaciones desde el punto propositivo, como ellos mismos lo han dicho, él escucha y él después resuelve, también expuso, porque también ha salido en las noticias que él expuso de una manera bastante detallada y dio una apertura muy grande”.

Aplaudió el anuncio realizado por la compañera Rosario, en el sentido que el Presidente Daniel, orientó a los ministros y directores de instituciones a preparar informes que serán presentados a la Conferencia Episcopal, a fin que conozcan en detalles lo que se ha venido haciendo en materia de salud, educación, entre otros aspectos.

Pueblo sigue apoyando al modelo

El padre Eslaquit también destacó el apoyo que el pueblo nicaragüense viene dando al Gobierno Sandinista, al FSLN, al Presidente Daniel, a la compañera Rosario y al modelo de consenso y alianza que viene promoviendo desarrollo y Buen Vivir.

“Una vez más en estos días y digo una vez más de una forma abrumadora, de una forma mayoritaria, de una forma grandísima está apoyando la gestión que está realizando este gran estadista que tenemos, el Presidente Daniel Ortega Saavedra, quien junto a la compañera Rosario Murillo está, siguen enrumbando al país por senderos de progreso, por senderos de prosperidad, por senderos de bendición y por senderos de que cada día, el único enemigo que tenemos en Nicaragua es la pobreza, que debemos de vencer y que se está venciendo en cada acto de amor”.

Finalizó diciendo que una vez más se demostró la vocación humanista y de preocupación del Gobierno Sandinista, del Presidente Daniel y de Rosario, en la crisis vivida por los sismos que afectaron el pacífico nicaragüense en abril pasado.

Resaltó que a cada momento del día y la noche se mostró esa preocupación por las familias, por los niñ@s “y todos nos sentimos supremamente acuerpados, nos sentimos amados y por lo tanto acuerpamos y amamos ese modelo, que es un modelo de paz, que es un modelo cristiano que significa reconciliación, alegría, bendición para todo el pueblo de Nicaragua”.