Los ojos son más que la ventana del alma. Gracias a ellos podemos ver y relacionarnos con el mundo que nos rodea. La visión está involucrada en cada uno de los momentos y tareas de la vida, y no quedan dudas de que éste es uno de los sentidos más valiosos.

Cuidar su salud resulta vital también para evitar complicaciones relacionadas con otras estructuras cercanas también de gran importancia, como el cerebro.

La importancia de cuidar tu visión

Si bien es cierto que la mayoría de las personas comienzan a tener problemas de visión después de los 50, es necesario que todos los miembros de la familia se sometan a revisiones con un oftalmólogo con cierta regularidad, sobre todo los niños en edad escolar.

Si padeces diabetes o comienzas a sentir molestias relacionadas con la vista, por pequeñas que sean no dejes de consultar con un especialista, pues las claves para mantener la salud visual son la prevención y el diagnóstico precoz.

¿Qué problemas pueden afectar la visión?

Las afectaciones de los ojos pueden dividirse en dos tipos: congénitas y temporales. Los defectos congénitos pueden ser tan simples y fáciles de corregir, como miopías, astigmatismo e hipermetropía, mientras que otros, como el glaucoma y las cataratas, pueden ser más serios.

Los problemas temporales de la visión pueden abarcar infecciones, orzuelos, blefaritis y conjuntivitis. Sin importar cuál afección puedas padecer, todas deben ser diagnosticadas con celeridad para obtener el mejor tratamiento.

¿Cómo puedes cuidar tu visión?

Aliméntate sanamente: consumir muchas frutas y verduras, además de pescados, te permitirá obtener suficiente vitamina A, antioxidantes, minerales y ácidos grasos omega-3 que son nutrientes indispensables para el mantenimiento de la visión.

Si usas lentes de contacto, no te duermas con ellos. Lo mejor es permitir el flujo de oxígeno en tus ojos durante la noche. Lava tus manos antes de ponerte los lentes de contacto o de tocar tus ojos para evitar infecciones.

Protege tus ojos: cuando realices tareas que involucran el uso de herramientas o productos químicos, y cuando practiques algunos deportes, es necesario utilizar la protección adecuada. Unas gafas de seguridad de policarbonato deben ser obligatorias.

Utiliza gafas de sol de buena calidad, que bloqueen al menos el 99% de la radiación producida por los rayos UVA y UVB. Recuerda leer con suficiente luz, si bien es cierto que leer en la penumbra no dañará tu vista, sí puede irritar tus ojos.