Según la diputada Martha Marina González, presidenta de la Comisión Mujer, Juventud, Niñez y Familia, el matrimonio queda establecido sólo entre hombre y mujer, al igual que la unión de hecho estable enunciada en la Constitución Política.

En relación al concepto de familia, dijo que si bien estaba claro, cuando se hablaba de consanguinidad y parentesco habían algunos vacíos que había que corregir.

De esta manera el concepto de familia se extiende no solo a padre, madre e hijos, sino también a madre o padre e hijos, al igual que aquellos parientes cercanos que por una u otra razón tengan a cargo el cuido de los hijos.

Mientras los diputados dejaban claro estos conceptos, en las afueras del Parlamento representantes de la diversidad sexual se quejaban de que el Código de la Familia era excluyente, ya que no reconocía el matrimonio entre personas del mismo sexo como tampoco la posibilidad de que una pareja gay pueda conformar una familia.

“Hemos solicitado reiteradamente que la Comisión Jurídica nos reciba para presentar las demandas de homosexuales, lesbianas y personas trans, en relación al Código de la Familia pero la Asamblea Nacional se ha mostrado poco receptiva a esta demanda”, afirmó María Teresa Blandón, dirigente de estos grupos.

Según los movimientos de la diversidad sexual, la Constitución Política establece que no puede haber ningún tipo de discriminación “ni por razones de sexo ni por razones de edad ni por razones de género”, de tal manera que excluirlos del Código de la familia es violatorio a sus derechos.

“Si la Constitución dice que no hay discriminación por razones de sexo no debería de haberla ni para constituir familia ni para establecer las reglas para hacer el matrimonio. Lo cierto es que hay una interpretación parcializada y yo diría que interesada de algunos diputados para impedir que homosexuales, lesbianas y personas trans puedan ejercer su derecho a casarse y a conformar una familia”, señaló.