Si bien fue aprobado en lo general, de acuerdo a la diputada sandinista, Irma Dávila, presidenta de la Comisión de Justicia del Parlamento, queda pendiente la aprobación en lo particular, ya que se siguen buscando consenso en cuanto a algunas mociones interpuestas en contra del dictamen.

“Es un código que viene a tutelar mejor los derechos de las y los trabajadores, viene a humanizar los procesos porque los trabajadores y las trabajadoras van a estar acompañados siempre en el juicio de un juez, pero de un juez especialista en la materia”, señaló la diputada Dávila.

Para el líder sindical Luis Barbosa, secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), Nicaragua está dando un paso positivo con la aprobación del Código, y dijo que el sector trabajador está abierto en la búsqueda de un consenso en cuanto a los puntos que están en discusión todavía.

“Creo que la aprobación en lo general del Código Procesal del Trabajo y Seguridad Social de Nicaragua es un avance”, indicó.

“Se va a buscar el consenso con algunas propuestas que se están trabajando. Nosotros hemos dicho que tenemos que verlas. Van a venir a la comisión de justicia y la comisión de justicia tiene que ver que esa propuestas no rompan el equilibrio” para que “sea un Código Procesal del Trabajo que venga a beneficiar y sacar del calvario a los trabajadores”, señaló Barbosa, recordando que en Nicaragua existen más de 18 mil casos de demandas laborales y que con este nuevo código se vendría a darle mayor celeridad a dichos casos.