Después de transcurridos unos días del incendio que incineró tres tramos de venta de ropas y zapatos en el Mercado Iván Montenegro, los comerciantes afectados están con la fe puesta en Dios, que resurgirán de esta nueva vicisitud que les dio el destino.

Aún no existe un informe conclusivo de las causas que originaron el incendio de este domingo, por lo que los afectados se encuentran esperando que las autoridades de COMMEMA se reúnan con ellos para orientar los próximos pasos de cara a comenzar nuevamente.

Entre las afectados se encuentra doña Alicia Guillen que por segunda ocasión en tres años, un incendio reduce a cenizas su negocio de venta de ropa usada y al igual que en la primera ocasión, espera resurgir como el ave fénix.

“Las pérdidas de mi negocio las estimo en 20 mil córdobas, el techo está completamente quemado, el perlín está quemado, el sistema eléctrico también está quemado y ahorita no estamos trabajando, soy madre soltera, tengo un hijo y este es mi machete de trabajo, no tengo otro medio”, cuenta Alicia que considera que con 30 mil córdobas puede volver a comenzar.

“Hace tres años exactamente a mí se me quemó el mío, uno quedó en cero y ahora otro incendio, en esta ocasión aún no se sabe las causas del incendio, no se sabe exactamente si fue provocado o un cortocircuito como hace tres años”, agregó doña Alicia.

Aunque aún no tiene nada concreto para reiniciar sus ventas, Alicia manifestó que la primera opción que tiene solicitar a prestamistas algún dinero, pero esto le saldría caro, pues tendrá que pagar intereses del 20 por ciento.

“Yo tengo que levantarme, no me puedo quedar con los brazos cruzados, tengo que buscar a los prestamistas y decirles que me presten, aunque es más caro porque prestan al 20 por ciento”, reseñó Alicia.

“Yo perdí como 45 mil dólares en mercadería, en ropa, perchas, maniquí, cortinas. Y tenemos que salir adelante, primero con la ayuda de Dios y con la ayuda del gobierno”, dijo doña Leticia Torres, otra de las afectadas

“Ya van tres veces que se va quemando esta área de la ropa usada, no se a que se debe, en mi caso mis instalaciones estaban entubadas, todo estaba bien, realmente no se sabe que causó el incendio.

Y mientras los comerciantes continuaban removiendo las láminas de zinc quemadas, la cerámica quebrada, los trabajadores de estos tramos incinerados también llegaron a ayudar en el proceso de reconstrucción de estos tramos.