En los últimos años el tabaco nicaragüense ha cosechado los más importantes laureles internacionales, a tal punto que My Father Cigars, Padrón Cigars, y otras marcas nacionales se han convertido en Estados Unidos y Europa en signos de distinción entre los amantes de los puros.

Sin embargo, ante este sector se erigen grandes desafíos como un mejor manejo fitosanitario de la producción, la promoción de la marca país y la lucha contra las falsificaciones. De lograr un mayor control sobre estos aspectos, el tabaco nicaragüense podría continuar no solo siendo de los más cotizados a nivel internacional sino también trayendo más bienestar a los productores y a las familias que se dedican a elaborar los mejores puros del mundo.

Precisamente para abordar estas dificultades el Gobierno, a través del Ministerio de Industria y Comercio (Mific) y del Ministerio Agropecuario (Mag), se reunió con los productores y procesadores de tabaco. La idea es que juntos puedan idear un mecanismo de trabajo que permita ir subsanando todas aquellas trabas que impiden que el sector crezca con mayor fuerza.

Nicaragua está posicionada a nivel mundial

Juan Ignacio Martínez, representante de la Fábrica de Puros Joya, subrayó que Nicaragua en el 2014 se convertirá en el principal exportador de puros hacia Los Estados Unidos, lo que da una idea de la importancia económica de esta industria.

“Eso significa que el nombre de Nicaragua, con los productos que llevan el sello de ‘Hecho a mano en Nicaragua’, está tomando una posición muy importante no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo”, indicó Martínez.

Expresó que la calidad del tabaco nicaragüense es muy apreciada internacionalmente, de allí que países como Honduras, República Dominicana y Costa Rica importen materia prima nacional para aprovechar el mercado que ha logrado abrirse el tabaco que se cultiva en Nicaragua.

Al respecto, Martínez destacó lo trascendental que sería impulsar la marca país y la lucha contra las falsificaciones, en lo cual es indispensable el apoyo del Ministerio de Fomento Industria y Comercio.

Mific garantiza acompañamiento

Por su parte Francisco Bonilla, director general de Industria y Tecnología del Mific, mostró la anuencia del Gobierno a definir junto al sector una estrategia para enfrentar esta problemática.

Bonilla afirmó que estas dificultades tocan incluso la comercialización interna del producto, por lo que los tabacaleros podrán contar con el apoyo de todas las direcciones del Mific involucradas.

Coordinación y comunicación es fundamental

Julio Pozo, tabacalero de Nueva Segovia, planteo por su parte la falta de una guía en cuanto al tratamiento de los rastrojos, ya que últimamente se ha evidenciado un problema de este tipo, cuyas consecuencias económicas pueden ser gravísimas sobre todo para los pequeños productores.

El Ministro Agropecuario, Edward Centeno, refirió que indudablemente el manejo agronómico del tabaco es muy importante, sobre todo en cuanto a ir disminuyendo la utilización de elementos químicos.

Centeno dijo que esto permitirá que el buen negocio que representa el tabaco también se convierta en una actividad amigable con el medio ambiente.

“La coordinación y comunicación permanente con ustedes también nos va a permitir garantizar que reduzcamos la incidencia de algún tipo de plaga o reducir el uso de los pesticidas, para que (el cultivo del tabaco) sea más rentable pero también para que protejamos de mejor manera el medioambiente”, expresó Centeno durante el encuentro con los tabacaleros.

En Nicaragua las principales zonas productoras de tabaco se ubican en Estelí y Nueva Segovia, sin embargo, en los últimos años la Isla de Ometepe registra una importante producción gracias a contar con tierras aptas para este cultivo.