“La crisis ha revelado que nosotros vamos desde el 60 hasta el 100 por ciento (del PIB) rápidamente. Eso es cierto para la zona euro, pero no exclusivo”, aseguró Blanchard en una entrevista con Les Echos. “La situación de Estados Unidos y Japón a este respecto es tan mala o incluso peor”, agregó.

Añadió que mientras los países deben apuntar a un ratio de deuda/PIB del 40 por ciento a largo plazo, deberían ahora centrarse en un 60 por ciento.

Idealmente, los países deberían apuntar a recortes en el gasto a largo plazo con medidas tales como incrementos graduales en la edad de jubilación, dijo Blanchard.