El presidente electo de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, calificó de sustanciosa su visita a Estados Unidos, donde se reunió con el secretario de Estado, John Kerry.

El próximo dignatario salvadoreño dialogó con Kerry acerca de la cooperación bilateral y el impacto de la situación migratoria actual. "Ha sido una visita muy corta pero substanciosa. Con el secretario Kerry hemos compartido la buena voluntad de profundizar las relaciones bilaterales. Hablamos de cooperación en varias áreas, asuntos que después de la asunción del nuevo gobierno vamos a llevar adelante", dijo Sánchez Cerén a la prensa en Washington.

En el contexto de esta visita, el también actual vicepresidente salvadoreño, y uno de los líderes históricos del FMLN, sostuvo un encuentro con el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Robert Menéndez, y con Sheila Herrling, presidenta en funciones de la Corporación para la Cuenta del Milenio.

Durante su breve estancia en Washignton, abogó por la reforma migratoria que impulsa el presidente Barack Obama, estancada en la Cámara baja.

Para Sánchez Cerén, este es un tema de agenda binacional, sobre la base de que en ese país residen unos 2,3 millones de salvadoreños y cuyas aportaciones conocidas como remesas familiares, son una de las principales columnas de la economía de esta nación centroamericana.

En ese sentido, exhortó a los hispanos y a los salvadoreños en particular a tomar conciencia de la importancia del voto con la finalidad de que esta ley se apruebe.

"Vamos a seguir trabajando en la reforma integral migratoria, que apoyamos. El tema de los migrantes es un tema común. Nosotros tenemos que garantizar una migración ordenada, dar más desarrollo económico a los salvadoreños", expresó.

En abril pasado, Sánchez Cerén, inició una gira internacional y una serie de encuentros para afianzar las relaciones con países amigos de El Salvador.

Ya estuvo en Guatemala, Belice, Panamá, Nicaragua, República Dominicana, Cuba, Honduras, el Vaticano, Venezuela y Costa Rica.

En todas estas naciones tuvo reuniones con el jefe de Estado o gobierno a quienes extendió su invitación a la ceremonia de asunción, el 1 de junio próximo.

Asimismo, sostuvo pláticas sobre temas de interés común y regional como intercambio comercial, migración y energía, entre otros

Para el gobernante electo, "la amistad y fraternidad entre nuestros pueblos es la ruta al desarrollo y bienestar de Latinoamérica y el mundo".

Sánchez Cerén reiteró que la política exterior de su gobierno se caracterizará por ser abierta a todas las naciones, basadas en el respeto mutuo.