Miles de fieles católicos de todo el país se convocaron la madrugada de este 13 de mayo para amanecer celebrando, con peregrinaciones, cantos, rezos y mañanitas en honor a la Virgen de Fátima, quien se apareció en 1916 a tres pequeños pastores en Portugal.

En la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en la Colonia Centroamérica, se realizó una procesión con rezo del Santo Rosario y luego a la entrada de la imagen de la Virgen al templo se le cantó una serenata con mariachis

Devotas de la Virgen de Fátima, comentaron que año con año participan con mucha devoción en el novenario que tiene lugar días antes de la celebración, y además realizan diversas actividades de cara a la evangelización y al rezo del Santo Rosario.

En esa parroquia por la tarde se celebrará una Santa Misa, con la presencia del Cardenal Leopoldo Brenes.

Por otro lado en la parroquia de Santa Ana, también se celebró a la Virgen con mucha alegría. Niños y adultos recorrieron las calles llevando a la imagen peregrina de la Virgen de Fátima y rezando el Santo Rosario.

Particularmente en esta parroquia las familias se sienten regocijadas por acompañar a la primera imagen de la Virgen de Fátima que llegó a Nicaragua y que peregrinó por todo el país. Con las limosnas recogidas durante sus peregrinaciones se logró construir el Seminario de Fátima, donde se forman nuevas generaciones de sacerdotes para predicar el Evangelio.

Juan Porras, devoto de la Virgen de Fátima, comentó que la imagen de la Virgen de Fátima que se conserva en la parroquia de Santa Ana, llegó al país hace más de 80 años y se le conoce como la Virgen Peregrina.

“Cuando vino a Nicaragua esta imagen anduvo peregrinando por todo el territorio nacional, en todas las ciudades, en todos los pueblos, en todos los valles, las comarcas y con los fondos que se recogían en cada una de estas peregrinaciones se construyó el Seminario de Fátima”, expresó.

“Al pie de esta imagen se encuentra una botellita con arena, esa arena proviene de Coba, Irías, de Fátima Portugal, del lugar exacto donde apareció la virgen”, comentó.

“Para nosotros los nicaragüenses esta imagen es una reliquia, sobre todo para los fieles de esta parroquia, la cuidamos mucho, la veneramos mucho, la amamos mucho a la santísima Virgen María porque es nuestra Reina, es nuestra madre y la queremos mucho a la Santísima Virgen María”, agregó.

Piden por la Paz en el mundo

Algunas devotas que participaron en la celebración en honor a la Virgen de Fátima, comentaron que le piden a María para que siga la Paz en Nicaragua, y para que alrededor del mundo los conflictos que dejan mucho sufrimiento terminen.

“Hoy es día de la Santísima Virgen María, estamos aquí pidiéndole principalmente por la Paz de Nicaragua, para que calme la violencia en las familias, por todos aquellos varones que están violentando a las mujeres, hoy estamos aquí en este Rosario para que nos de la gracia y la bendición y se calme todo también a nivel mundial, no solamente en Nicaragua”, expresó Marta Vargas.