La Comisión Electoral Central de la provincia de Lugansk informó este lunes, en un reporte preliminar, que al menos 96,2 por ciento de los participantes en el referendo independentista celebrado este domingo votaron a favor de la autodeterminación de la región y su separación de Ucrania.

De igual manera, solamente el 3,8 por ciento de los votantes se expresó en contra de la independencia de Lugansk. De esta manera, los resultados coinciden con los obtenidos en la región de Donetsk, donde un 96,78 por ciento de los electores optaron por la opción independentista.

Luego de conocerse estos resultados, el portavoz de las autodefensas del sureste de Ucrania, Vasili Nikitin, adelantó que la región no participará en las elecciones presidenciales convocadas por el Gobierno autoproclamado de Kiev.

“La República Popular de Lugansk está dispuesta a pedir a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que reconozca su independencia y no va a participar en las elecciones presidenciales de Ucrania, que Kiev ha convocado para el próximo 25 de mayo”, señaló.

De acuerdo con el jefe de la Comisión Electoral Central, Alexandr Malijin, la participación electoral en Lugansk superó el 80 por ciento de los votantes.

Horas antes, el titular de la Comisión Electoral de Donetsk, Román Liaguin, comunicó que un 96,78 por ciento de los electores que votaron en el referendo se pronunciaron a favor de la independencia de Ucrania, con una afluencia del 74,87 por ciento.

Respecto a las consultas celebradas este domingo, Rusia expresó que "respeta la decisión de la población de las provincias de Donetsk y Lugansk, basándose en el hecho que la materialización de los resultados del referéndum se dé civilizadamente, sin recurrir a la violencia, únicamente a través del diálogo con los representantes de Kiev".

Precisamente, Kiev rechazó los resultados electorales del referendo independentista e, incluso, lanzó serias amenazas contra aquellos que deseen continuar con esa “farsa”.

Este domingo, Lugansk y Donetsk celebraron referendos para votar por su autodeterminación estatal, organizados por los partidarios de federalización de Ucrania que se niegan a reconocer la legitimidad del Gobierno de facto y solicitan su autonomía, tal como lo hizo Crimea el pasado mes de marzo.