El presidente ruso, Vladímir Putin, se pronunciará acerca del referéndum en las regiones ucranianas de Lugansk y Donetsk después de conocer sus resultados; analistas creen que el líder ruso los utilizará como argumento en las negociaciones con Kiev, escribe hoy el diario Kommersant.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo al periódico que Putin espera los resultados del referéndum para expresar su opinión, pero advirtió que “es difícil hacer algún tipo de pronóstico” al respecto.

Al ser preguntado si la postura del líder ruso sobre la consulta independentista cambiará a raíz de la negación de las regiones ucranianas a posponer el referéndum tal y como él se lo había planteado, Peskov precisó que Putin no lo pidió sino lo “sugirió”.

Agregó que esa sugerencia fue difícil de cumplir debido a que los habitantes de Lugansk y Donetsk, que fueron arrastrados a un conflicto armado, tuvieron que “partir de la situación real”.

Peskov tachó de “política jesuita” las amenazas de Occidente de imponer nuevas sanciones a Moscú a raíz de los acontecimientos en Ucrania.

“No les importa cómo se cumplen los acuerdos, si se ha iniciado el diálogo o han cesado los disparos. Lo que les interesa son las elecciones presidenciales para zanjar el tema jurídico sobre la legitimidad del golpe organizado por ellos mismos”, manifestó.

Al mismo tiempo, según expertos, Putin no reconocerá el referéndum sino que utilizará sus resultados como un argumento en las negociaciones con Kiev.

“No es Crimea. Reconocer el referéndum no está en los intereses de Moscú, porque no se sabe qué hacer luego con ello”, dijo el vicepresidente del Centro PIR, Dmitri Polikanov.

Advirtió que ni Occidente tiene el control total sobre “su gente” en Ucrania, ni Rusia puede influir tanto en sus simpatizantes.

“El genio de la lámpara se ha escapado y no será nada fácil meterlo dentro otra vez”, resumió.