Los habitantes del reparto El Arenal, barrio indígena de Monimbó, Masaya, cuentan ahora con mejores condiciones de vida gracias a la inauguración de 337 metros lineales de calles adoquinadas.

Según los pobladores esta calle era prácticamente un angosto camino con empinados muros de tierra, que en la época lluviosa se convertía en un cauce natural donde desembocaban las aguas de la parte alta.

Es decir, la obra ha traído no solo más seguridad sino también un nuevo rostro al reparto.

“Nos sentimos mejor, más alegres. Aquí era un cauce, un arroyo, por aquí pasaba la venida de agua. Eso era peligroso sobre todo para los niños”, aseguró el poblador Juan Manuel Ampié.

Ileana Gómez, otra de las pobladoras consultadas señaló que ahora entran al sector los taxis, lo cual hasta el invierno pasado era algo bien difícil.

“Cuando era solo camino (los taxis) nos cobraban caro", expresó.

“Nos sentimos muy agradecidos con el alcalde, y con el gobierno central porque son ellos los que hacen posible los proyectos”, indicó Gómez.

En el adoquinado de estas calles, la Alcaldía invirtió más de 1 millón de córdobas, lo que viene a ejemplificar el gran compromiso del sandinismo por cumplir con las demandas del pueblo.

El alcalde de Masaya, Orlando Noguera, dijo que este era un camino horroroso que representaba grandes contratiempos para la población, de allí que la municipalidad se vio en la necesidad de dar una respuesta definitiva.

“Nosotros estamos entregando esta obra de infraestructura en nombre de nuestro Presidente, el comandante Daniel, en nombre de la compañera Rosario, a la comunidad indígena de Monimbó que hoy ve cambiar este camino que antes era de difícil acceso”, manifestó el edil.

En total son alrededor de 2 mil metros cuadrados de adoquinado lo que implicó la reparación de estas calles.