Alrededor de unos 600 pescadores de la zona de Casares están tomando medidas de precaución ante el anuncio hecho por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) de la posibilidad de que se presentaran marejadas este jueves 8 y viernes 9 con olas de entre 1.7 metros y 2.2 metros.

La precaución está siendo tomadas por los pescadores artesanales, aunque no han detenido sus labores de pesca, dado que afirman que por el momento las olas han estado normales, pero aseguraron que ellos tienen miedo cuando hay vientos recios que soplan del sur.

De hecho, mientras El 19 Digital estuvieron en las playas de Casares, los pescadores continuaron llegando y saliendo a recoger sus líneas de pesca, así como entregando a comerciantes o exportadores el delicioso pez dorado.

De acuerdo con INETER, las marejadas podrían haber sido producidas por ciclones extra tropicales en el sur del planeta, cerca de la Antártida.

Vigarnes Mendieta, uno de los pescadores, manifestó que ellos se encuentran bien informados con las noticias que se transmiten a través de los medios del poder ciudadano y explicó que cuando se presentan marejadas provocadas por vientos muy recios no salen y en esos momentos la naval recomienda no ir a pescar.

Explicó que este jueves por la mañana y a inicios de la tarde las olas mantuvieron su altura normal, por lo tanto continuaron con sus faenas de pesca, pero agregó “cuando vienen vientos recios del sur, como en el invierno, nosotros no entramos porque son muy grandes las olas”.

La fuerza naval nos avisa

Entre tanto Vidal Aragón manifestó que ellos si toman medidas de seguridad, por ejemplo cuando el viento levanta olas grandes, señalando que en los días recién pasados hubo algunas mareas altas y agregó que están pendientes de las noticias y de lo que diga la naval para no salir si por la noche se producen marejadas altas y este viernes.

Enfatizó también que “la fuerza naval nos para diciéndonos que no salgamos cuando hay peligro, aunque a veces algunos salen, nosotros salimos normalmente con nuestras pichingas y los tanques que llevamos en la lancha y si tenemos naufragios agarramos de los bidones de plástico para poder flotar”.

Por su lado Horacio Rojas otro pescador dijo “ahorita ha estado calmo el mar, las olas, pero cuando se dan avisos de marejadas o vientos muy fuertes, tenemos más precaución en el trabajo, se trabaja más calmado por cualquier posibilidad de una tragedia porque ahí lo que nos espera es la muerte y dejaríamos solas a las familias”.

Estamos yendo a 50 a 60 kilómetros adentro, pero explicó que conforme el viento esté más recio, las marejadas son más grandes y nos puede voltear, una sola ola de unos tres metros, entonces lo que hacemos es poner la lancha de frente a la ola para que no la voltee.