El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, informó que este viernes se espera hacer efectivo el levantamiento del Estado de Alerta Roja en los municipios de Managua, Mateare, Ciudad Sandino, León, Nagarote y Mateare, y que permanece aún vigente producto de la intensa actividad sísmica que se vivió en el país y que ocasionó serias afectaciones a la población.

“Esperamos levantar la Alerta Roja ya mañana, que se pueda formalizar el levantamiento de la Alerta Roja y que se puedan reanudar las clases”, señaló el Presidente.

Durante un encuentro con su homólogo, el presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, el mandatario nicaragüense se refirió al tema de la emergencia ocasionada por la intensa actividad sísmica e hizo un breve recuento de las acciones que el Gobierno está ejecutando para atender a las familias afectadas.

El Presidente Daniel refirió que los terremotos que se han venido sucediendo en toda la región y en el mundo son fenómenos que están ahí presentes todo el tiempo, señalando que existen países con capacidades económicas para desarrollar la infraestructura capaz de cohabitar con los terremotos.

Daniel destacó que en la última reunión de la Comunidad de Estados del Caribe, a la cual Nicaragua no asistió por el Estado de Alerta Roja, el Canciller de México se comprometió a participar junto a la región centroamericana en lo que es una red de observación y vigilancia en el tema de los sismos y huracanes, un tema que se mantiene en la agenda de la Comunidad de Estados del Caribe.

El mandatario también se refirió a los daños que causaron los sismos en al menos 6 municipios de los departamentos de León y Managua y reiteró que el gobierno seguirá atendiendo a las familias que han sufrido alguna afectación en sus viviendas.

“Más de 700 familias perdieron totalmente sus viviendas, luego otra cantidad de familias perdieron buena parte de la vivienda, otras con daños parciales, pero estamos hablando de varios miles de familias en las comunidades de Nagarote, La Paz Centro, Momotombito, Mateare, y luego algunas viviendas afectadas en Ciudad Sandino y otras aquí en Managua. Es decir, en total casi 5 mil viviendas afectadas”, detalló Daniel.

El Presidente manifestó su preocupación por la pronta entrada del invierno. “Ya empezó a llover y nos preocupa la protección de la población, de las familias que están prácticamente al descubierto y cómo garantizarles, cuando menos, algunos materiales para que puedan establecer refugios de emergencias y puedan protegerse de la lluvia, mientras se continúa con la reconstrucción de las viviendas o construcción de las viviendas”, comentó.

Señaló que existe un problema logístico que no ha permitido dar una respuesta al total de familias que perdieron sus viviendas.

“Este es un problema logístico, porque aunque quisiéramos que esto avanzara rápidamente, nos encontramos con que las capacidades que tiene el país de producción de bloques es limitada. Esto hace que el material de construcción, que debería estar disponible para más de 700 familias que perdieron totalmente las viviendas, se limite en estos momentos a casi 200, porque es lo que contamos en el mercado, se ha comprado por todos lados, y se han hecho convenios con las empresas que producen los bloques para que trabajen al doble de su capacidad, que trabajen todo el fin de semana, y que esto permita ir llevando estos materiales de construcción y que se puedan ir levantando todas las viviendas en los próximos meses”, aseguró.

Daniel manifestó que incluso en medio de la lluvia se trabajará para dar respuesta a todas las familias.

“Estamos en esa lucha para darle seguridad a las familias que fueron afectadas, que perdieron sus viviendas, porque es terrible de la noche a la mañana quedarse sin vivienda, lo que ha sucedido en estos municipios”, indicó el Presidente.