La Unión Europea, a través del Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO), expresa su solidaridad con los afectados por los terremotos de Nicaragua y ha destinado 121 882 dólares (88 154 euros1) para ayudar a la Cruz Roja Nicaragüense a asistir a 1 000 familias de los departamentos de Managua y León.

La UE es uno de los principales contribuyentes al Fondo de Emergencia para Socorro en Casos de Desastre (DREF por sus siglas en inglés) de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y destinará parte de su contribución al DREF para brindar esta asistencia. Los fondos serán utilizados para proporcionar artículos de primera necesidad y apoyo psicosocial.

El 10 de abril de 2014, Nicaragua fue estremecida por un terremoto de magnitud 6.2 grados en la escala Richter. Su epicentro se ubicó al suroeste del Lago de Managua, a 5 kilómetros al este del municipio de La Paz Centro, en el departamento de León y a una profundidad de 10 km. Dos fuertes sismos de magnitud 6.2 y 6.7 respectivamente le siguieron el 11 de abril. Desde el primer terremoto hasta la fecha, se han producido en todo el país continúas réplicas de entre 2 y 5 grados de magnitud. Managua y León son los dos departamentos con las mayores afectaciones, principalmente en el sector viviendas. Según datos oficiales, 2 403 viviendas resultaron afectadas: 178 se vinieron abajo por completo y 2 225 sufrieron daños parciales. Asimismo, 476 familias fueron evacuadas a albergues temporales. Los departamentos de Managua y León siguen en alerta roja por el riesgo de terremoto.

Los fondos de la UE se emplearán para dar asistencia a 1 000 familias en los departamentos de Managua (municipios de Managua y Mateare) y León (Nagarote y La Paz Centro). La ayuda será distribuida durante tres meses por la Cruz Roja Nicaragüense, miembro de la FICR, y consiste fundamentalmente en distribución de utensilios de cocina, paquetes con artículos de higiene (jabón, toallas femeninas, pastas y cepillos de dientes, sábanas, etc.) y bidones para almacenar y transportar agua. La ayudaincluye también la entrega de material de construcción, lo que permitirá a las familias afectadas complementar los esfuerzos propios y los de las autoridades nacionales para la reconstrucción de sus viviendas, en coordinación con las instituciones integrantes del SINAPRED. También se proporcionarán bonos canjeable por alimentos y apoyo psicosocial.