Reyes participó en los actos solemnes realizados en la Asamblea Nacional de Nicaragua, donde los legisladores rindieron honor a su memoria y legado, agregando que una de sus mayores virtudes fue su gran sentimiento solidario.

“Se ha hablado esta mañana de mucha de las virtudes del comandante Tomás Borge, de su resistencia, de su valentía, de su amor por la vida, por la literatura, por la poesía, de su pasión por defender las ideas. Yo quisiera agregar una faceta que para los centroamericanos o para los latinoamericanos, fue de las que más conocimos del comandante Tomás Borge; su vocación por la solidaridad, su amor por la lucha de otros pueblos hermanos, de su Centroamérica y de su América latina y de muchos pueblos del mundo que luchan contra la dominación imperial, la lucha de Tomás Borge no se limitó a Nicaragua, a su Nicaragüita, su ejemplo trascendió las fronteras de su patria”, dijo Reyes.

Junto al Presidente del Congreso Salvadoreño, vino una delegación del partido FMLN, que brindó el pesar de su grupo político, que en las pasadas elecciones obtuvo una victoria contundente contra los partidos de derecha.

“Venimos con un mensaje de solidaridad, de condolencias para el Presidente Daniel Ortega, para la compañera Rosario (Murillo) para la dirección del Frente Sandinista, para todos los sandinistas, para la compañera de Tomás, para sus hijos, para su familia”, citó.

Subrayó que en diversos encuentros de la dirigencia sandinista, Tomás contaba las anécdotas que le tocó vivir en sus momentos de exilios, donde se conoció con el líder histórico del FMLN Shafil Handal (q.ep.d) y con otros destacados revolucionarios de América Latina y el Caribe, como el mismo dirigente de la Revolución Cubana Fidel Castro.

Rememoró una de las últimas entrevistas que brindó a la cadena de televisión Telesur, en la que Tomás expresa su satisfacción de la resistencia y valentía del pueblo cubano y su revolución, así como la esperanza que representa la Alianza Bolivariana para Nuestros Pueblos de América (ALBA) en la que convergen Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y otras naciones latinoamericanas y caribeñas.

“Con una claridad meridiana y con esa inteligencia profunda que él tenía, nos expresaba que cambios han ocurrido en esta América, desde aquellos día que él y Carlos Fonseca fundaron el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Tomás se nos va, pero nos deja una Nicaragua, una América Latina totalmente diferente, donde ya no son las leyes del imperio las que rigen los destinos de la mayor parte de nuestros pueblos, sino son las decisiones propias, la autodeterminación de nuestros pueblos de América la que está prevaleciendo”, subrayó el dirigente salvadoreño.

Agregó que en El Salvador la noticia sobre la muerte de Tomás estremeció al FMLN, a pesar que ya conocían que su salud estaba enfrentando serias dificultades.

“Agradecemos a Tomás Borge por su siempre eterna y militante solidaridad. Nosotros en El  Salvador podemos dar testimonio de esa solidaridad en esa lucha que a veces parecía una lucha entre un David y un gigante Goliat, pero nuestro pueblo salió adelante, así como Nicaragua salió adelante. Tomás Borge es como él dijo refiriéndose al comandante Carlos Fonseca, es de los muertos que nunca mueren”, concluyó el líder del FMLN.