Los sucesos del 2 y el 3 de mayo en tres ciudades del este de Ucrania (Slaviansk, Kramatorsk y Odesa) horrorizan por su crueldad y violencia.

En la ciudad de Odesa se registraron enfrentamientos entre partidarios y opositores del Gobierno autoproclamado de Kiev. Al menos cuatro personas fallecieron y otras 37 resultaron heridas en los enfrentamientos directos. Además, el edificio de la Casa de los Sindicatos fue incendiado intencionalmente por el Sector Derecho y 46 personas que estaban en su interior murieron, mientras que otras 200 resultaron heridas.

En la ciudad de Slaviansk comenzó una operación a gran escala por parte de los destacamentos enviados desde Kiev. Se abrió fuego en zonas urbanas, cerca de puestos de control. Los ciudadanos salieron para bloquear el camino a los vehículos blindados ucranianos en defensa de sus hogares.

La Guardia Nacional de Ucrania empezó el asalto de Kramatorsk. Hay al menos 10 muertos y decenas de heridos.