Fariñas, de 41 años, se encuentra en prisión preventiva desde el pasado 1 de abril, cuando el juez Arias admitió la acusación de la Fiscalía, que le imputa junto a otras seis personas los delitos de crimen organizado, tráfico internacional de drogas y lavado de dinero.

De acuerdo a las investigaciones, el empresario nicaragüense se habría apropiado de un cargamento de drogas enviado por el costarricenses Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo" por lo que éste habría ordenado el atentado en el que Fariña resultó herido y Cabral muerto.

Jiménez, supuesto autor intelectual del atentado, fue capturado en Colombia en marzo y se encuentra en Guatemala, donde afronta un juicio por el asesinato de Cabral.

El ataque armado se registró el 9 de julio pasado en Guatemala, cuando el vehículo en el que Fariña, el promotor de los espectáculos de Cabral en la región, trasladaba al artista al aeropuerto que sirve a la ciudad.

Junto a Fariña, son acusados en Nicaragua por los delitos de narcotráfico, lavado y crimen organizado Pedro Joaquín Fariña Fonseca, hermano de Henry; Hugo Mauricio Jaén Figueroa, William Vargas Conrado, Julio Antonio Calero Pasos, Guillermo Jose Blandón Cerda y el estadounidense Gerald James Shackelford Vauhh, que se encuentra prófugo.