Moscú exige que las autoridades ucranianas pongan fin a la operación especial en Slaviansk en el este de Ucrania, declaró hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

“Exigimos decisivamente que Occidente renuncie a la política destructiva que aplica en Ucrania y los que se declaran autoridades en Kiev cesen inmediatamente la operación punitiva y cualquier acto violento contra su propio pueblo, liberen a los presos políticos y garanticen la libertad de la prensa”, dice el comunicado.

Según Exteriores, solo de este modo será posible conseguir una distensión.

“Urge organizar un diálogo político realmente igualitario donde participen todas las regiones a fin de elaborar acuerdos sobre el futuro del país, aceptables para todos, en vez de simular reformas en el estrecho entorno de la autoproclamada “coalición de los ganadores”, señaló.

Moscú subrayó su indignación por el comienzo de la operación especial.

“Rusia está indignada por el inicio de una operación militar punitiva en Slaviansk con la participación de terroristas del Pravy Sektor y otras organizaciones ultranacionalistas”, recalcó al recordar que el Ejército ucraniano emplea tanques, helicópteros de combate y otros vehículos pesados.

“Como hemos indicado reiteradamente, el uso del Ejército contra su pueblo es un crimen que lleva a Ucrania a la catástrofe”, realzó el ente.

Exteriores expresó asimismo su preocupación por la supuesta participación de extranjeros en la operación e insistió que “no es admisible ninguna intervención externa en los acontecimientos de Ucrania”.