Para Fonseca Terán el comandante Borge si bien no estará físicamente entre los nicaragüenses, su ejemplo y su legado es algo que estará siempre presente entre los revolucionarios.

Calificó a Borge como “un segundo padre” y “un ejemplo a seguir por su actitud y su desapego a todo tipo de protagonismos” ya que para un revolucionario lo más importante es “su apego a los principios y su firmeza revolucionaria”.

Fonseca aseguró que tanto el comandante Borge como Carlos Fonseca Amador están presentes entre los nicaragüenses “en la medida que nosotros luchemos por lo mismo que ellos lucharon”.

El cantautor Carlos Mejía Godoy destacó de Borge no solamente su figura pública como político, sino también el Borge como ser humano y como amigo.

“Lo puedo considerar como el más leal de los amigos que yo he tenido a lo largo de mi vida. Tomas Borge fue consecuente con ese autentico y verdadero sentido de lo que es la amistad”, señaló.

A pesar de sus errores, de acuerdo a Mejía, Borge es un hombre que siempre tratada de ser cada vez mejor ser humano.

“Él mismo decía que era una suerte ser imperfecto para ser cada día mejor”, manifestó.

Mejía dijo haber conocido a Tomás cuando era aún un niño y que desde entonces ha fue un firme seguir de su lucha.