Autoridades de la Policía Nacional de Nicaragua y del Servicio Federal para el Control de Tráfico de Drogas de la Federación Rusa, clausuraron el V Curso “Lucha contra el tráfico ilícito de drogas y sustancias sicotrópicas”, en el que participaron miembros de las policías de Centroamérica, El Caribe y Suramérica.

En la ceremonia de clausura participaron miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país; el Embajador de Rusia Nicolay Vladimir; el director del Servicio Federal para el Control de Drogas de la Federación Rusa, General Víctor Ivanov; el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Marvin Aguilar; y miembros de la Jefatura y del Consejo Nacional de la Policía Nacional de Nicaragua.

El director del Servicio Federal para el Control de Tráfico de Drogas de la Federación Rusa, General Víctor Ivanov, indicó que los estudiantes del curso recibieron preparación en temas sobre criminalística, lucha contra el tráfico ilícito de drogas; compras comprobadas y entregas controladas.

Recordó que el tránsito de la droga que viene del sur hacia el norte, produce la desestabilización de los países de la región, pero recalcó que en el caso de Nicaragua el trabajo del gobierno está enfocado en la estabilización económica y la seguridad del país.

Por su parte la Primera Comisionada de la Policía de Nacional de Nicaragua, Aminta Granera, expresó que el problema de la droga es global y no tiene fronteras.

“En los momentos actuales sigue representando una seria amenaza para la salud pública, la seguridad, el bienestar y el desarrollo de la humanidad”.

Señaló que en la región los gobiernos están conscientes del drama que acarrea el problema de la droga, el cual es padecido por las familias de la región.

Granera recordó que en Centroamérica y México en el año 2012 se registraron 42 mil 120 muertes violentas, con un promedio mensual de 3 mil 510 víctimas, situación que es más crítica en países como Honduras, donde se registra el numero más altos de homicidios del mundo, 80 por cada 100 mil habitantes.

“Se estima que al menos el 50% de estos homicidios están vinculados a problemas de narcoactividad y criminalidad organizada”, indicó la primera Comisionada.

Además detalló que en el contexto de violencia operan en la región centroamericana unas 900 maras o pandillas que tienen 70 mil miembros, y que tienen vínculos con el crimen organizado transnacional y el narcotráfico “ejecutando y haciendo acciones de apoyo y de distribución de drogas, ejerciendo control sobre algunos territorios”.

“Es por esta terrible realidad que vive nuestra región y la dimensión global de este flagelo que todos nuestros países estamos obligados a afianzar y consolidar las relaciones de cooperación mutua, de coordinación, intercambio de información y de experiencias exitosas, así como disponer de las herramientas técnicas más avanzadas para fortalecer y potenciar la lucha contra la amenaza que representan las drogas”, refirió Granera.

Enfatizó que la lucha contra el narcotráfico debe ser fortalecida mediante un proceso de capacitación que apunte a desarrollar cualidades y habilidades de los policías, elevando su nivel de perfeccionamiento, para lograr que las misiones se cumplan con éxito.

Los cursos de lucha contra el narcotráfico se desarrollan con el apoyo de la Federación de Rusia desde el año 2012, en el marco del modelo de responsabilidad compartida y diferenciada que se viene implementando desde la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, aprobada por el SICA en junio del 2012.

Granera detalló que hasta el momento 173 oficiales de policía de Centroamérica y el Caribe han culminado y aprobado exitosamente los contenidos teóricos y prácticos del programa.

En el V curso destacó la participación de 14 oficiales de policía extranjeros provenientes de Belice, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y República Dominicana; 14 oficiales de la Policía Nacional de Nicaragua; un oficial del Ejército de Nicaragua.