Ante la emergencia y estado de alerta que aún vive la capital por la situación de los sismos, los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), se reunieron con los jefes policiales de los distritos de la capital, fiscales del Ministerio Público y jueces penales, para tomar medidas que permitan el cumplimiento de las audiencias judiciales conforme al horario previamente establecido.

A este encuentro asistieron los magistrados Rafael Solís y Armando Juárez, quienes hicieron ver la necesidad que el trabajo de cada institución sea uniforme, de tal manera que exista cumplimiento de las audiencias que deben empezar a las 8 de la mañana.

“Hay algunas dificultades que se presentan con las audiencias penales que se realizan en Managua. Estamos hablando de un tema de seguridad dentro del marco que hemos estado viviendo (con los sismos) de crisis. Esto requiere obligatoriamente que se establezca una coordinación entre las instancias encargadas”, mencionó el magistrado presidente del Tribunal de Apelaciones Gerardo Rodríguez, al explicar los motivos de la reunión.

Indicó que ante la emergencia que ha generado los sismos en nuestra capital, en el complejo judicial se han establecido normas de prevención y una de ellas se relaciona con el orden y la puntualidad en el trabajo.

“El complejo lo queremos cerrar a las cinco de la tarde por ejemplo, pero para eso necesitamos que todas las audiencias del día se hayan cumplido y en segundo lugar por responsabilidad nuestra, porque cuando no tenemos control de los reos que envía, que si fueron o no fueron enviados, de los familiares que andan de los reos que supuestamente están en audiencia, nosotros al momento de un sismo no tendremos control, ni la posibilidad de evacuar con la responsabilidad que se requiere a todas las personas”, subrayó.

Llamó a los jueces, a los fiscales y a la policía a cumplir con los horarios. En el caso de los fiscales les llamó a presentar en tiempo y forma las acusaciones, a la policía y sistema penitenciario a trasladar a los reos cuando estos sean requeridos por el judicial.

“Lo que queremos es hasta donde sea posible evitar las reprogramaciones, que es lo que nos está causando ruido en el sistema, para poder tener un verdadero plan elaborado de evacuación y de implementación de estas medidas”, explicó Rodríguez.

Mientras se ponen de acuerdo en fortalecer las coordinaciones de trabajo, en el complejo judicial está ejecutando medidas para conocer con mayor claridad el número de personas que llegan a este edificio durante las horas laborales.
En el Complejo Judicial de Managua existen 64 juzgados y salas, lugares donde se realizan al menos 130 audiencias diarias. De estas se reprograman el 20 por ciento, según Rodríguez.

“De cada 10 audiencias dos se reprograman y eso nos altera todo el sistema porque recarga al juez con audiencias que van ingresando nuevas y también para el manejo de las salas es difícil, por eso es que queremos lograr ordenarlos, trabajar ordenadamente y evitemos la mayor cantidad de casos posibles este tipo de situaciones de suspensión de audiencia”, detalló el magistrado del TAM.

En este edificio judicial trabajan 960 personas, más un promedio de visitas diarias entre 1,400 y 1,800 personas.