El Ministro Secretario de Políticas Nacionales, compañero Paul Oquist, se reunió con diputados de la Comisión de Defensa, Paz, Gobernación y Derechos Humanos, para explicar la necesidad de realizar una reforma a la ley 337 o "Ley creadora del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres Naturales, SINAPRED” que contempla el nombramiento de dos co-directores.

Uno de los retos del pueblo de Nicaragua es estar preparado para los eventuales acontecimientos naturales que puedan afectar en un futuro a nuestro país, dado que estamos ubicados en una región afectada por el cambio climático, por sismos y tormentas tropicales.

Oquist manifestó a los legisladores que el SINAPRED debe ser una institución moderna que contribuya a una gestión optima de todas sus estructuras para apoyar el desarrollo sostenible “y es en este sentido que se hace necesario reformar la instancia que funciona como órgano de apoyo, administrativo y de ejecución del sistema nacional”.

Recordó que el SINAPRED tiene una multiplicidad de funciones, como el estudio de las situaciones que sufre el país en el tema de prevención de desastres naturales, por tanto requiere mantener actualizados los planes nacionales y planes de contingencia, tomando en cuenta que somos un país vulnerable.

“Hay una enorme cantidad de funciones. El SINAPRED es una organización que tiene que funcionar siete días a las semana, 365 días al año, 24 horas al día, entonces es muy positivo tener la posibilidad de siempre tener un director a la cabeza del SINAPRED y un director que ha dormido que ha descansado y no un director que lleve días tras días tomando una siestita aquí y allá (trabajando y descansando pocas horas)”, señaló Oquist al explicar por qué la necesidad de que la institución tenga dos coodirectores, cuyas funciones serán reguladas a través de un reglamento.

El nombramiento del director es una función del Presidente de la República. Las reformas contemplan también el tema de las declaraciones de las alertas correspondientes, función que será analizada por el SINAPRED y el Estado Mayor de la Defensa Civil. Se queda establecido que el monitoreo y seguimiento de los fenómenos naturales es responsabilidad del INETER. En el caso de las alertas sanitarias es una función del MINSA y las de carácter ambiental por el MARENA.

El Presidente de la República adecuará el reglamento de la ley 337, conforme a lo que establece el noveno párrafo del artículo 141 de la Constitución de la República.