Las autoridades del Ministerio de Educación (MINED) y la Alcaldía de Managua han dispuesto de técnicos especialistas de ambas instituciones, a fin de realizar una evaluación del estado físico de los colegios públicos, para determinar los daños que sufrieron con la actividad sísmica acontecida en la franja del Pacífico de Nicaragua.

El Secretario General de la Alcaldía, compañero Fidel Moreno, y el viceministro de Educación, Marlon Siú, informaron que la evaluación a los centros escolares persigue proteger la vida de los estudiantes y de los docentes.

“El Compañero-Presidente Daniel Ortega antes de tomar una decisión sobre el arranque de año, ha insistido que es indispensable que evaluemos el estado de la infraestructura de nuestros colegios”, indicó Moreno.

La evaluación se realiza en 350 colegios de los seis municipios que resultaron afectados por los sismos.

“Hay que redoblar esfuerzos para que antes del domingo se tenga un informe final y de esta manera el Compañero-Presidente tomará las decisiones de acuerdo al avance”, dijo Moreno al informar que la evaluación comenzó desde hace 4 días en Managua, Mateare, Nagarote, La Paz Centro, León y Nandaime en Granada.

Esto forma parte de todo un plan orientado por el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, de evaluar no solamente los colegios, sino también edificios públicos para garantizar la seguridad de los trabajadores y usuarios.

“En las zonas afectadas hemos evaluado más de 40 mil viviendas y edificios. Estamos permanentemente haciendo este trabajo, es un esfuerzo multidisciplinario de nuestro gobierno donde se involucran el FISE, INVUR, las alcaldías, el Ministerio de Transporte e Infraestructura y el Ministerio de Educación”, señaló.

Siu informó que hasta este viernes se han hecho las evaluaciones a 233 centros, y aquellos que tengan alguna infraestructura afectada, se están demoliendo o en el mejor de los casos reforzarlas.

Llamado a centros privados

“Ya existe un despliegue, ya se está trabajando en 47 centros a todo lo largo de estos municipios, preparándonos para que el día lunes tengamos las condiciones adecuadas”, detalló Siu.

Hizo un llamado a los centros privados a auto convocarse ante el MINED y de esa forma pueda realizarse una inspección y determinar daños.

“Si existe algún caso o tienen alguna duda, si quieren que los apoyemos que se comuniquen con nosotros y estaríamos enviando nuestros equipos a hacer una doble inspección. La idea es que cada centro privado haga su auto diagnóstico, busque sus ingenieros y con responsabilidad asegurar la vida de todos los estudiantes y docentes que laboran en cada centro”.

En los centros afectados por los sismos, los padres de familia junto a los alumnos y autoridades del colegio determinaron buscar algunos locales para reiniciar las clases o instalar espacios desmontables para mientras se hacen las reparaciones pertinentes.

Uno de estos colegios afectados es el centro José Benito Juárez ubicado en el barrio Hialeah, donde se están demoliendo cinco aulas que resultaron seriamente agrietadas por los sismos.

Bismarck Castillo, coordinador de infraestructura del MINED en Managua, indicó que la evaluación hecha por ingenieros, determinó que las paredes corrían peligro de derrumbarse ante un sismo de regular intensidad, por tanto era muy riesgoso que fuesen utilizadas nuevamente.

“Se procedió a la intervención inmediata por parte del Ministerio de Educación, se están demoliendo las aulas, pero después venimos a la etapa de reconstrucción con todas las garantías. Se va hacer una construcción liviana y que sea antisísmica”, señaló Castillo, mientras trabajadores se encargaban de demoler las paredes y resto del edificio.

El compañero Jairo Director del José Benito Juárez, agradeció al gobierno por dar respuesta inmediata a los daños que sufrió este colegio, mismo que será reparado y reconstruido en pocos meses.

Informó que la solicitud de intervención por parte del MINED, fue firmada por todos los padres de familia que tienen hijos estudiando en este centro escolar público. En el José Benito Juárez estudian 500 niños y niñas.