El presidente electo salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, fue recibido hoy por el papa Francisco en el Vaticano, a quien le agradeció por hacer brotar la esperanza y la alegría del evangelio al mundo.

El encuentro entre el sumo pontífice y Sánchez Cerén, actual vicepresidente de El Salvador y uno de los líderes históricos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), duró 26 minutos, según reportes divulgados en esta capital.

Previo a la reunión privada, Sánchez Cerén entregó al Papa una pintura de Josué Villalta con la imagen de monseñor Oscar Arnulfo Romero, el arzobispo de San Salvador asesinado en 1980 y cuyo proceso de canonización fue reactivado el año pasado por el Francisco.

También le obsequió una estola bordada con motivos de artesanía tradicional de la zona de La Palma y "para que se ponga".

Por su parte, el Sumo Pontífice le entregó la exhortación apostólica "Evangelli gaudium".

A través de su cuenta en la red Twitter, el presidente electo de El Salvador agradeció a la máxima autoridad de la iglesia católica "por sus palabras de esperanza y alegría cristiana para el pueblo salvadoreño".

"Es una bendición y nos llena de mucha alegría y esperanza poder saludar al Santo Padre, Papa Francisco", dijo a través de su cuenta @sanchezceren.

El próximo jefe de Estado de El Salvador, quien asumirá el 1 de junio, asistió a esta audiencia con su esposa Margarita Villalta, el ministro de Asuntos Exteriores, Jaime Miranda, y el embajador salvadoreño ante la Santa Sede, Manuel López.

También estará presente el domingo en la histórica doble canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.