En días recientes el Gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo, anunció la decisión de declarar como asueto los días 1 y 2 de mayo lo que se extendería hasta el fin de semana, como un periodo de descanso para los trabajadores del país, lo que ha creado grandes expectativas en los diferentes negocios turísticos de las playas de La Boquita y Pochomil.

“Nosotros esperamos que la población visite los mares ya que en Semana Santa no vinieron por el miedo de los temblores, y aquí en Pochomil tenemos las playas, esos mares esperándolos con los brazos abiertos”, expresó Milagros Sánchez Barahona, propietaria del Bar y Restaurante Milagros en Pochomil, quien también indicó que esperan obtener mayores ganancias durante esos cuatro días de vacaciones y puedan disfrutar del pescado mareño a la Pochomil.

Alicia Gutiérrez Cruz, propietaria del Restaurante Eliet en La Boquita, afirmó que ese fin de semana largo será una buena oportunidad para lograr algunas ventas de los productos que se les quedaron de la Semana Santa y que por la falta de turistas no pudieron comercializar.

“Esperamos esos días a ver cómo nos bendice Dios, pero ya a partir del 1 de mayo nos iremos preparando para recibir a los visitantes con sopa marinera, pescado frito, filete, camarón, porque eso es lo que viene el veraneante a comer, mariscos”, dijo Gutiérrez Cruz.

Los propietarios de los diferentes negocios aseveraron estar preparados para recibir a los turistas durante el periodo de vacaciones decretado por el Gobierno, con lo cual esperar recuperar las ganancias que no obtuvieron en Semana Santa por los constantes sismos que se produjeron en diferentes partes del país que obligaron a las familias nicaragüenses a quedarse en casa.

Por su parte, Carlos Estrada, propietario de un negocio de comidas de Pochomil declaró que esos cuatro días de vacaciones para los trabajadores del Estado nicaragüense representará recuperar algunas ganancias que no pudieron alcanzar durante la Semana Santa, “sería bueno que la gente bajara sin ningún temor y así nosotros brindarles una buena atención para que disfruten de sus vacaciones”.

Estrada añadió que se encuentran preparados para recibir a los veraneantes y solo están a la espera de la bendición de Dios para que se dé una mayor afluencia de turistas durante los primeros cuatro días del mes de mayo.

“Nosotros esperamos muchos veraneantes para este primero de mayo, porque la Semana Santa por parte de nuestro Dios estuvo algo mala porque nos quedaron los productos almacenados, pero seguimos adelante para darle una buena atención a nuestros veraneantes”, dijo Susana, cocinera de Los Jicaritos en La Boquita.