La UDC expresa sus sentidas condolencias especialmente a su esposa Marcela, a sus gemelitos, a Camila y a sus otros hijos, así mismo al Presidente Daniel Ortega a su esposa Rosario y a los miembros del Partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Reconocemos en el Comandante Borge a un buen ciudadano, apasionado por la vida, franco, leal, coherente, honesto, que generó polémica y reconoció públicamente sus errores e imperfecciones humanas, -hechos que lo acrecentaron-, uniéndose al grupo de patriotas que han luchado por la construcción de la ‘Nicaragua Grande’ que Rubén Darío nos invita a soñar.

Hoy que, al concluir su faena, el Comandante Tomas Borge ha trascendido al estado de felicidad suprema al lado del Señor, desde nuestra perspectiva ‘humanista cristiana’ comprometida con el ‘Estado Social de Derecho’, compartimos el compromiso de ser consecuentes con su legado evocando el verso de Darío quien nos afirma que:

“La vida no es la vida que vivimos.
La vida es el honor y es el recuerdo.
Por eso hay muertos que en el mundo viven
Y hombres que viven en el mundo muertos”.