El papa Francisco llamó hoy a los responsables en el mundo a actuar en lugar de quedarse con los brazos cruzados ante el drama del desempleo, durante una misa en la Plaza San Pedro del Vaticano.

"A todos los responsables pido que hagan todos los esfuerzos posibles de creatividad y de generosidad para devolver la esperanza a estos hermanos y a todos los parados que ha causado el despilfarro y la crisis", afirmó el Santo Padre.

La reacción del Obispo de Roma esta relacionada con un vídeo que recibió con imágenes de una empresa siderúrgica de Lucchini, en el centro de Italia, donde mil 500 personas quedaron cesante tras su cierre.

A principios de este mes, el jefe de la Iglesia católica desde marzo de 2013 advirtió que las condiciones sociales injustas como el desempleo pueden conducir al pecado, la ruina financiera e incluso el suicidio.

El Sumo Pontífice analizó tres tipos de miseria, material, moral y espiritual, en su primer mensaje de Cuaresma.

La miseria moral consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado, tales como alcohol, drogas, juego y pornografía, consideró entonces Francisco.