Como parte de la tradición cristiana, La imagen de la Sangre de Cristo en la catedral Metropolitana fue bajada el Viernes de Dolores, y permanece fuera de su capilla unos quince días para celebrar toda la Semana Santa en contacto con los fieles.
Los católicos celebraron la tarde de este martes, la Octava de Pascua, un día más de solemnidad, en donde se concluyen las fiestas con la subida de la imagen.

Ante la Alerta Roja que se mantiene en Managua y León, consecuencia de los terremotos que golpearon al país, la celebración en la Catedral Metropolitana de Managua, se vivió de manera diferente, ya que los centenares de fieles católicos presentes hicieron un recorrido en los predios del templo, conocido como camino de San Miguel de Arcángel.

“Una vez que entra la imagen, entra sola a su capilla y cuando estén colocando la imagen se abren las puertas para que entre la gente que quiera saludarla”, indicó el padre Héctor Treminio.

En cuanto a la participación de los fieles, Treminio dijo que “la Semana Santa se vivió con el espíritu cristiano, lleno de amor y fe. La participación ha sido fluida de todos los fieles no solo en la Catedral sino que en todos los templos”.

Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, durante la peregrinación, manifestó su agradecimiento a Dios por la presencia de tantos católicos unidos en la paz de Cristo.

“Esta imagen de la sangre de Cristo significa la cercanía permanente de Dios a nuestra persona. Hoy con esta procesión, oración del santo rosario y peregrinación que hemos hecho, cerramos las celebraciones de Semana Santa. Doy gracias a Dios y a ustedes por esta maravillosa participación”.

Pueblo Católico dichoso con canonización del Papa Juan Pablo II y Juan XXIII

El Cardenal Brenes recordó la visita del papa Juan Pablo II a la Catedral de Managua, expresando que “Tendremos los católicos la canonización del Juan Pablo II y Juan XXIII. El papa Juan Pablo II estuvo en la Catedral, para recordar ese momento tan dichoso pondremos un retrato cuando él visitó este templo”.

Agregó que “Nosotros lo vamos a venerar como Santo, ante eso los invito el sábado a la hora santa y el domingo la misa solemne conmemorando la canonización de Juan Pablo II”.