Los principales mandos de la Policía Nacional, encabezados por la primer comisionada Granera rindieron Guardia de Honor ante el féretro del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y presentaron sus condolencias a los familiares del dirigente sandinista.

El Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez cimentó las bases de la institución policial y sus principales organismos en la primera etapa de la Revolución Popular Sandinista en la década de los años 80.

El líder sandinista calificó a los miembros de esa institución como "Centinelas de la Alegría del pueblo" y a lo largo de varias décadas esa institución ha hecho honor a ese calificativo que caló en la conciencia del pueblo nicaragüense.

"Estamos aquí esta tarde para rendirle homenaje, para decir honor y gloria al Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez, venimos a rendirle homenaje a ese revolucionario, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, venimos a rendirle homenaje a ese hombre que ha estado presente en los últimos 60 años de historia nacional formando parte, construyendo la historia de Nicaragua", dijo Granera.

"Venimos a rendirle homenaje a ese hombre fundador de la Policía Nacional, muchas cosas podría decir del Comandante Borge, muchas cosas se han dicho, muchas más se pueden decir".

La jefa de la Policía Nacional dijo que los tres aspectos que más le impactaron en los últimos diez años que trabajó muy cerca de él en el Ministerio del Interior, es que era un jefe "visionario, soñador, maestro" que puso la primera piedra de la institución.

Recordó que en una de las primeras reuniones que sostuvieron con el Comandante Borge decía: "Sueño con una Policía que sea la mejor de América Latina, pero que no sea la mejor de América Latina, por su técnica, aunque sí sueño con una Policía tecnificada; sueño que sea la mejor Policía de América Latina, por su compromiso y amor y servicio a su pueblo".

Señaló que la idea  del Comandante Borge era hacer de su Policía  "la Policía de todos las y los nicaragüenses, Centinelas de la Alegria de nuestro Pueblo", su famosa frase.

"Un segundo aspecto del comandante que marcó mi vida, es ese espíritu solidario, internacionalista con las causas más justas de los pueblos del mundo", dijo.

Señaló que el Comandante Borge no desaprovechaba ninguna oportunidad para repetirles la famosa frase del Ché: "la cualidad más hermosa de un revolucionario es sentir en su corazón cualquier injusticia cometida contra cualquier hombre en cualquier parte del mundo".

Un tercer aspecto que comentó  la marcó más en sus años de estrecho trabajo y cercanía con él, es el sentido de respeto a los derechos de las personas, expresó.